La Virgen de la Esperanza luce un nuevo tocado de estilo Art Déco

María Santísima de la Esperanza | TONI BLANCO

María Santísima de la Esperanza ya preside su paso de palio y lo hace ataviada con un tocado que estrenará este año. En concreto, la prenda que rodea su rostro y cubre su pecho es, según informó la cofradía, un encaje francés, concretamente de Lyon, de hilo de plata que corresponde al estilo Art Déco, por lo que dada la época en la que se desarrolla esta corriente artística, la prenda podría fecharse en la primera mitad del siglo XX. La pieza ha sido adquirida en un anticuario por una familia de la corporación que se lo ha regalado recientemente a la bella imagen que tallara Juan Martínez Cerrillo.

El encaje del tocado está dispuesto de manera que, según antiguos hermanos, recuerda a algunos de los primeros que le hacía su autor con la frente muy ceñida y pequeña, dejando la cara muy enmarcada, y el pecho amplio y de tablas. El vestidor, Eduardo Heredia, ha realizado así un trabajo que ha dejado satisfecha a la hermandad y que según él se inspira “en la cara bendita” de la Virgen.

Con este tocado, la Virgen de la Esperanza tiene ya una veintena de tejidos de distintos estilos y calidades adquiridos por su cofradía o donados por hermanos de la corporación del Domingo de Ramos. Entre ellos hay tocados de raso, tul, sedas bordadas y una gran variedad de encajes entre los que destacan aplicación de Bruselas, punto Duquesa y aguja de Alençon.

También es nuevo el pañuelo que lleva en su mano izquierda la imagen. Se trata de una pieza de encaje en punto Duquesa adquirido en anticuario con motivos florales en color blanco roto y que ha sido donación de dos familias de la cofradía. La saya que luce en esta ocasión la Virgen de la Esperanza es la de tisú de oro con reflejos verdes con un sol bordado que realizó Mercedes Castro en 2011 con piezas en hilo de oro y sedas procedentes de una casulla antigua en su mayoría y otras nuevas.

La imagen no luce aún el puñal de plata sobredorada que un grupo de jóvenes de su hermandad promovió y que fue realizado gracias a la unión de muchos hermanos y devotos, pero se le pondrá en el pecho para el Domingo de Ramos. La pieza ya fue estrenada en su último besamanos del 18 de diciembre en San Andrés pero será la primera vez que lo lleve la Virgen en la calle en la estación de penitencia. El puñal, de gran belleza, tiene diseño de Rafael de Rueda y fue realizado por el orfebre Emilio León. Lo más característico es que en el centro dos ángeles escoltan un ancla y debajo aparece escrito Spes nostra salve. La pieza tiene en su parte superior azucenas y está completada con esmeraldas y circonitas. La idea de la hermandad es que la Virgen apenas luzca joyas este año. Llevará así el puñal y alguna cosa más muy sencilla para no restar protagonismo al bello tocado.

Lo que sí se puede ver ya sobre la cabeza de la Virgen es su corona que, como ya informó EL CIRINEO, ha sido restaurada también por Emilio León. En ella se pueden apreciar el enriquecimiento de las estrellas que la remataban y la incorporación de otras estrellas más pequeñas entre las grandes.

Etiquetas
stats