Para Salvatore, el niño protagonista de la mítica película italiana Cinema Paradiso la vida es lo que ocurre entre película y película. Pero, incluso en un canto a la magia del cine tan querido y reconocido como fue la película de Tornatore, no hay más remedio que volver a la vida cuando se acaba el metraje. Eso sí, los 90 minutos en los que una pantalla de cine se iluminan en la oscuridad de una sala siguen siendo un bálsamo contra los sinsabores y un paréntesis en una tormenta.

Quizá por eso es tan especial la apertura de la sala de cine para los niños y niñas ingresados en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, un centro que, desde este martes, cuenta con un espacio donde los más pequeños pueden aparcar por un rato su enfermedad y entregarse a la magia del séptimo arte, como aquel niño de un pueblo italiano.

Para David, uno de los primeros usuarios del cine infantil del Reina Sofía, poder ver en la oscuridad de una sala de cine Hotel Transilvania 3 ha sido un forma de volver a la cotidianidad. Lo ha contado su padre, Francisco, francamente emocionado y agradecido al centro sanitario porque, además de ofrecerle consuelo y apoyo a través de su personal, ha sido capaz de poner en marcha esta iniciativa, que aporta “una hora y media de tranquilidad”, en un momento, el de la hospitalización infantil, en el que la paz mental vale su peso en oro.

Así lo han entendido en el Reina Sofía, donde, gracias al impulso de la Fundación Juegaterapia, han logrado poner en marcha su sala de cine, con un superficie de 40 metros cuadrados y capacidad para 26 personas sentadas en unos asientos que reproducen los clásicos y enormes coches americanos que poblaban los autocines en los años 50. Un cine que se ha llevado a cabo gracias a la recaudación del primer streaming solidario que realizó L3TCraft con la colaboración de más de 15 entidades, y que cuenta con una programación de películas destinadas al público infantil.

El sexto cine de Juegaterapia en España

No sólo eso, ya que, según ha detallado la gerente del Reina Sofía, Valle García, este espacio, que forma parte del Plan de Humanización del SAS, también será desde este martes un lugar para encuentros, talleres y actividades que hagan más llevadera la estancia en el hospital de las familias y los más pequeños.

Se trata del sexto espacio de estas características que pone en marcha desde 2015 en España la Fundación Juegaterapia en el programa En el hospi estoy de cine. Así, el Reina Sofía se une al Gregorio Marañón de Madrid, el Hospital de Burgos, el Miguel Servet de Zaragoza, el Hospital Universitario de Valladolid y el Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería. María José Jara, directora de Proyectos de la Fundación Juegaterapia, ha indicado que esta iniciativa responde a una idea simple: “Los espacios donde los niños pasan tanto tiempo en una situación difícil tienen que ser mas amigables”.

Y la sala de cine lo es. Este martes por la mañana, en el ala donde se ha abierto este espacio había un ruído y una alegría más propios de un colegio que de un hospital. En el interior, los pequeños abrían sus ojos abrazados a sus padres. Era sólo un paréntesis, pero quizá sea el mejor recuerdo que estos niños se lleven de una etapa tan dura de su vida.

Etiquetas
Etiquetas
stats