REPORTAJE

Luchando contra el fuego en verano y al paro el resto del año

Salvador Rodríguez y Rubén Flores, bomberos del Infoca en verano.

Rubén Flores es bombero forestal especialista y en verano trabaja para el Infoca, el Plan de Prevención y Extinción de Incendios en Andalucía. Este año estuvo destinado en Hornachuelos (Córdoba), dependiendo del Centro de Defensa Forestal (CEDEFO) de Villaviciosa y, entre otros servicios, trabajó apagando el fuego que se declaró en las inmediaciones de Villaharta (Córdoba), que llevó al Gobierno andaluz a decretar el nivel 1 del plan de emergencias y a los vecinos a encerrarse en casa cuando las llamas y el humo se aproximaron peligrosamente a la población.

Como él, Salvador Rodríguez es otro de los bomberos forestales especialistas en extinción y prevención del Infoca que, con cinco campañas a sus espaldas, ha trabajado este verano en la provincia de Córdoba, ubicado en el retén de Villanueva del Rey y que en esta campaña le tocó hacer frente, por ejemplo, a un incendio forestal declarado en Belalcázar. Además, fue uno de los efectivos de otras provincias que viajaron hasta en dos ocasiones a Málaga para luchar contra el grave fuego de Sierra Bermeja, que se catalogó como incendio de sexta generación por su envergadura -arrasó 8.000 hectáreas- y peligrosidad, obligó al desalojo de varias poblaciones y se llevó por delante la vida de un bombero del Infoca.

Ambos profesionales forman parte de la bolsa de empleo de la que, cada verano, tira el Infoca para aumentar sus efectivos de cara a la campaña de alto riesgo de incendios forestales. Y, como cada otoño, ven concluir su contrato y sumarse a las listas del paro. Como ellos, varios cientos de bomberos forestales que trabajan en Andalucía durante los veranos, reclaman a la Junta de Andalucía y a la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya) de la que dependen que se estabilicen sus puestos de trabajo durante todo el año para realizar en el resto de meses las labores propias de prevención de incendios en el monte. "Los fuegos se apagan en invierno", recuerda Salvador.

Este pasado 1 de noviembre -la campaña se alargó por la falta de lluvias y la sequía que mantenía alto el riesgo de incendios-, dejaron de trabajar en el Infoca alrededor de 700 bomberos al terminar sus contratos eventuales en toda Andalucía. Y, en esta situación, vienen reclamando con varias protestas la estabilización de sus puestos de trabajo durante todo el año y que el operativo completo del Infoca esté funcionando al 100% durante los doce meses.

Los incendios a los que se enfrentan en verano se alimentan de la maleza que no se retira en invierno. Esa podría ser la síntesis del por qué argumentan que los trabajos selvícolas de prevención durante el resto del año son tan importantes como apagar las llamas en verano. Y es el principal argumento que esgrimen para pedir la estabilización de sus empleos quienes en la lucha contra los incendios son calificados como "héroes" pero, al poco tiempo, acaban en el paro.

"Se juega con el pan de mucha gente", dice Rubén, que expone cómo cada año, los bomberos forestales deben acreditar de nuevo, además de sus condiciones físicas, sus méritos, su experiencia y formación para entrar en la bolsa de empleo del Infoca. "Al final, somos temporeros" dice. Él se siente "afortunado" porque, durante el invierno, da clases de deportes de montaña -alpinismo y esquí-, en Sierra Nevada, una dedicación que, llegado el verano, le permite formar parte del Infoca, que es su auténtica vocación.

"Otros compañeros se buscan la vida como pueden, se van a recoger aceitunas o se tienen que administrar todo el año con los ahorros del trabajo en verano". Su compañero Salvador cuenta que trabaja "en el campo" o cuando le sale alguna ocupación "de electricista", en lo que ha trabajado a veces. "Hay que buscarse la vida, no nos queda otra cuando termina la campaña de verano".

"Está muy bonito eso de que te llamen héroe, te den ánimos y tengan buenas palabras cuando apagamos los incendios en el monte, pero luego nos vamos al paro", critica. Cuando, la realidad, dicen, es que "se puede trabajar todo el año. Somos bomberos forestales especialistas en extinción y prevención. Y esa prevención, no la hacemos".

"Cuando un incendio como el de Sierra Bermeja es de sexta generación, la capacidad de extinción no es suficiente. Casi lo único que puede hacerle frente es la poda, el desbroce", dice Rubén sobre la necesidad de las labores de prevención durante todo el año para evitar que un incendio forestal en verano cobre tal envergadura y peligrosidad. "Y esa es la función principal que nosotros no hacemos en invierno, el desbroce y la preparación del monte".

Por todo eso, Rubén y Salvador forman parte de los cientos de bomberos forestales del Infoca que en este mes de noviembre ya han protagonizado dos protestas ante el Parlamento de Andalucía, para hacer oir sus reivindicaciones. Además de la estabilización de sus empleos durante todo el año, reclaman también recuperar la retribución por antigüedad, "que no tenemos reconocido", pese a que sumen a sus espaldas varias campañas contra el fuego. Con esta situación, los trabajadores del Infoca de toda Andalucía mantienen sus movilizaciones que culminarán el sábado 27 de noviembre con una gran manifestación en Sevilla.

Etiquetas
Publicado el
15 de noviembre de 2021 - 06:00 h
stats