Sandokán, empastes a precio de “sosio”

Fachada de la clínica vinculada a la familia Gómez en El Granadal | MADERO CUBERO
La clínica dental de la que presumió el líder de UCOR en el Pleno está en el polígono de El Granadal, a nombre de sus hijos, y apuesta por el “low cost” como la tienda de muebles que abrió a comienzos de año en Chinales

“Hemos abierto una clínica dental porque los cordobeses tienen la boca fatal”, la frase la pronunció el líder de la oposición y de Unión Cordobesa, Rafael Gómez, alias Sandokán, que, pese a sus millonarias deudas con el Consistorio, sigue presumiendo de su arrojo empresarial, aunque ya pocas de sus empresas estén a su nombre, por motivos obvios. ¿Existe esa clínica y pertenece a Rafael Gómez? Sí y no, como todo lo que rodea al entramado empresarial del ahora político cordobés. La clínica existe, está en el polígono de El Granadal, curioso lugar para un centro dental, aunque la marca está vinculada a una empresa de la que su hija es administradora única desde el pasado mes de junio, antes lo fue otro de sus hijos.

Esté a su nombre o no, todo lo que rodea a la Clínica dental y de belleza Dentibell remite al mundo Rafael Gómez. Partiendo de la dificultad para ubicarla empresarialmente (marca vinculada a una empresa, Hortencia 2010 SL, domiciliada hasta hace poco en el kilómetro 4 de la carretera de Palma del Río), siguiendo por el mensaje de bienvenida: “Somos la clínica dental de máxima calidad y más barata de Córdoba”; continuando por la política de precios: empastes a 25 euros, primera consulta y limpieza dental gratis, blanqueamientos a 49 euros...; y acabando con otra de las máximas empresariales de Gómez: todo queda en casa.

Los textos, también “low cost”

De esta manera, la web de la clínica dental la ha realizado una empresa, Solincor, que entre sus clientes satisfechos cita a Unión Cordobesa, Paul Versan, Retier, Arenal 2000 o Amueblo, el negocio de venta de productos y muebles Retier, abierto a comienzos de año en Chinales, y también vinculado a otra empresa a nombre de sus hijos. Acerca de la empresa web, es normal que las marcas vinculadas a Gómez estén satisfechas porque el dominio web  está a nombre de otro de sus hijos que, para colmo, adjunta como mail de registro una dirección web de Arenal 2000. Todo queda en casa.

La afición por el “low cost” no sólo afecta a las tarifas por los tratamientos, sino que llega incluso a los textos en los que se describen los diferentes servicios odontológicos que, curiosamente, coinciden con los de una clínica dental con sedes en Bilbao y Barcaldo. De esta manera, la descripción de la periodoncia, odontología reparadora, odontología preventiva, odontopediatría o las prótesis son casi copia literal de los servicios que ofrece la Clínica Villarías, ubicada en el País Vasco. En otros casos como la descripción del servicio de Ortodoncia, éste viene directamente de la wikipedia. Coste cero.

¿Podría tomar el Ayuntamiento medidas de embargo contra esta empresa vinculada a Gómez? No y sí. No porque aunque Gómez  hable en primera persona del plural y todo apunte a su grupo empresarial, la empresa en cuestión está a nombre de sus hijos y, por lo tanto no está vinculado a la deuda que mantiene el empresario cordobés. Lo mismo ocurre con la empresa de muebles Amueblo, vinculada a otro de sus hijos, aunque venda el contenido Retier y haya estado domiciliada en la carretera de Palma del Río.

¿Cuál sería la única, aunque remota, posibilidad? Que se derivase la responsabilidad de la deuda a los administradores de Arenal 2000 (en la que figura la familia de Gómez), tal y como se aprobó en el Pleno, cuestión peliaguda que no se ha aplicado, entre otras cuestiones porque el grueso de la deuda de Gómez con el Consistorio procede de la multa por las naves (20 millones) y el expediente, tras el fallo del TSJA, se ha vuelto a formular y con él todos los pasos administrativos que han tenido paralizada la sanción durante casi una década. Mientras que esto ocurra, Gómez puede seguir presumiendo de nuevas empresas.

Etiquetas
stats