Pósito: gastronomía, cultura y ¿una terraza en la azotea?

Interior del Pósito de la Corredera | MADERO CUBERO
El Ayuntamiento, Mercasa y un inversor privado prevén sellar en septiembre un nuevo proyecto que incluye un centro de interpretación, mercado y sala de exposiciones | Se estudia la opción de instalar una zona de restauración en la parte alta

¿Recuerdan el proyecto del mercado gourmet presentado por el PP para el Pósito de la Corredera y que fue rechazado por los comerciantes del Sánchez Peña? Un año y medio después, el Gobierno local tiene un plan, al menos en mente, para el histórico enclave que, según ha podido saber este medio, va mucho más allá de un espacio gourmet y cuya resolución está marcada como prioritaria con una reunión prevista para la vuelta de vacaciones.

A esta reunión están convocados responsables de Mercasa, representantes municipales, así como un inversor privado que también participaría en la puesta en marcha del proyecto. Las reuniones y "tomas de contacto" se han ido produciendo desde el primer trimestre del año y septiembre es ahora mismo el mes en el que se espera un impulso importante para esta actuación, que persigue revitalizar la zona de la Axerquía con la Plaza de la Corredera como puerta de entrada.

¿Qué se prevé hacer en el Pósito? Según las fuentes consultadas, se aspira a un proyecto que contenga una zona de mercado dedicada a la promoción de la gastronomía local y muy vinculado y complementario a la actividad del Sánchez Peña. En este mercado se promocionarían el valor y la calidad de los productos cordobeses y de las diferentes denominaciones de origen de la provincia para potenciar el turismo gastronómico.

El nuevo proyecto mira también hacia el patrimonio de la ciudad y la promoción de la cultura, ya que diseña la implantación de otra zona en la que se prevé la creación de un centro de interpretación. Su función sería destacar el valor histórico del Pósito, cuya construcción data del siglo XVI y es todavía un gran desconocido para la ciudadanía al estar cerrado desde los años 80.

Junto al mercado y al Centro de Interpretación, la apuesta del equipo de gobierno pasa por la puesta en marcha de una tercera zona en el inmueble en la que se proyecta la creación un gran espacio expositivo que sirva para la promoción de la cultura en un entorno singular.

En este estado de definición del proyecto no se descarta la opción de una cuarta zona que abriría al público un espacio insólito: la parte superior del Pósito en la que se contempla la opción de una zona de restauración. Esta posibilidad, por el momento, solo se estudia y depende tanto de cuestiones técnicas, como de la inversión que sería necesaria para una importante reforma. La zona ya de por sí está cargada de condicionantes. Desde el primer momento, se prevé compleja porque estamos hablando de un Bien de Interés Cultural (BIC). Sea como fuere, se prevén años de obra y a lo que se aspira es a dejar encarrillado el proyecto en este mandato.

A esto hay que unirle que para que este proyecto llegara a consolidarse, y siempre según las fuentes consultadas, la superficie se tendría que ampliar y en este punto entran dos parcelas dentro del Pósito que pertenecen a la empresa municipal Vimcorsa y a la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU). En caso de que el proyecto se concretara, ambas tendrían que estudiar fórmulas de cesión a un proyecto en el que también se integra la entidad estatal Mercasa (que planteó una inversión en el proyecto del PP de 4 millones y que este año contempla inversión para el proyecto).

¿Qué se pretende con este proyecto? La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ya lo indicó en su día aunque centró la mirada en un turismo gastronómico. En caso de que este proyecto se concrete, la aspiración va más allá y contempla darle un importante giro a todo el entorno de La Corredera, en la que además está prevista la presencia de la Universidad de Córdoba en el antiguo inmueble de Procórdoba. Esto añade interés y un nuevo enfoque, marcadamente turístico, a esta zona del Casco Histórico. Tal y como avanzó este periódico, la antigua sede de Procórdoba acogerá un Cicus.

Que este proyecto salga o no ya es harina de otro costal y depende de un complejo proceso administrativo y un no menos complicado trabajo técnico. También se quieren revisar cuáles serían los aprovechamientos económicos tanto para los inversores como para el Ayuntamiento. Fórmulas en estudio y que, en todo caso, distan mucho de las planteadas por el PP en su malogrado proyecto de mercado gourmet.

Etiquetas
Publicado el
27 de julio de 2016 - 07:45 h