“Prohibido” hacer pipí en el río: el Ayuntamiento reabrirá los baños públicos de la Feria

Botellón del miércoles de Feria 2018 | MADERO CUBERO

La Feria contará, de nuevo, con los baños públicos que se encuentran en la Calle del Infierno. Así lo han anunciado este lunes el delegado de Servicios Sociales del Ayuntamiento, Juan Hidalgo, y la delegada de Promoción de la Ciudad del Ayuntamiento, Carmen González, que han presentado las medidas adoptadas para la próxima Feria, que busca ser más inclusiva, respetuosa y sostenible que nunca.

Además de la reapertura de estos baños se colocarán dos remolques con servicios en la vía publica de la Feria. Esta decisión favorecerá, también, al colectivo usuario de silla de ruedas ya que los baños serán accesibles. Según los datos que ha difundido González, el 70% de los aseos de las casetas son accesibles, por lo que con esta iniciativa se aumentan las posibilidades para este colectivo.

La batería de medidas, incluidas bajo el eslogan Nuestra Feria Mola Infinito, incluye dos medidas estrella dirigidas a dos colectivos: las personas sordas y los menores autistas. En el primer lugar, el Ayuntamiento -en colaboración con Cruz Roja- facilitará un Sistema de Interpretación en Lengua de Signos (S Visual) a través del cual una persona sorda podrá comunicarse en todo momento con un intérprete virtual para transmitir cualquier tipo de incidencia.

La video-interpretación es un proceso de comunicación basado en la tecnología que hace posible la videoconferencia. Asimismo, la video-interpretación en lengua de signos española permite a personas sordas o con discapacidad auditiva y personas oyentes comunicarse entre sí mediante la figura del video-intérprete de lengua de signos. De esta manera, sus usuarios pueden intercambiar información con total independencia y autonomía, desde su propia casa, y en la modalidad de comunicación que deseen, sin que sea necesario que el intérprete esté físicamente presente. La implementación de este sistema estará acompañado de un protocolo de actuación entre Protección Civil, Policía Local y Policía Nacional "para que sepan actuar en cualquier momento", ha explicado González.

En segundo lugar, la Calle del Infierno apagará su música durante 13 horas entre lunes y martes para que los más pequeños puedan disfrutar de las atracciones. Esta medida es fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento y Autismo Córdoba, que han acordado que las horas de silencio sean el lunes, de 12:00 a 20:00 y el martes, de 16:00 a 21:00. Durante estas pausas, el ruido atroz de esta zona de la Feria será sustituido por un hilo musical.

Asimismo, ambos delegados han incidido en la importancia del reciclaje y de que la ciudadanía haga uso del transporte público para asistir a la Feria. Por último, desde el Ayuntamiento se proporcionará a los propietarios de las casetas un decálogo de buenas prácticas "para poner en foco en una Feria más divertida", ha apuntado la delegada de Promoción de la Ciudad.

Etiquetas
stats