Un estafador usa el desvío de una línea telefónica para robar 1.500 euros en un sólo día

Tarjeta de crédito.

El 25 de febrero por la noche, en torno a las 20:30, el teléfono de María José comenzó a recibir varias llamadas del extranjero que ignoró. Pero después, comenzó a recibir numerosos mensajes que informaban de ciertos cambios y movimientos en su cuenta bancaria. Al intentar acceder a esta, María José comprobó que tenía bloqueado tanto esta como su banca online, según ha explicado su marido, Francisco, a Cordópolis.

Al día siguiente al llamar Francisco a su mujer supo que habían desviado la línea, por lo que se dirigieron a Vodafone. “Nos dijeron que un hombre había dicho que la tarjeta de su teléfono, que era el de mi mujer, se le había roto y solicitó un desvío de la línea”. A lo que la compañía telefónica accedió, desviando todos los mensajes y llamadas que entraban al teléfono de su mujer al de esta otra personas.

Finalmente, “tras realizar gestiones con su compañía telefónica, Vodafone, pudo comprobar que un desconocido varón solicitó un cambio de servicios por fractura, supuestamente, de la tarjeta SIM”, así lo señala la denuncia interpuesta a la que este medio ha tenido acceso. El único dato que aportó esta persona para realizar el trámite fue su nombre de pila.

Tras esto, el 1 de marzo han interpuesto otra denuncia ampliatoria a la anterior en la que han señalado el cargo en su tarjeta bancaria realizado el mismo 25 de febrero. El concepto de este era REMITLY por lo que no lo reconoció como suyo. Tras esto, la demandante se puso en contacto con la entidad bancaria para explicarles lo sucedido y le indicó los pasos a seguir. El cargo era de 1.499 euros.

“Hay una negligencia porque Vodafone se ha saltado la protección de datos y el banco dice que no devuelve el dinero”, ha expuesto Francisco. Según ha informado, la situación ya está en manos de la brigada judicial y de los abogados.

Por otra parte, Francisco ha señalado que ese día “en Córdoba hubo 64 estafas por Vodafone y se sustrajeron 148.000 euros” y que el mismo día que él interpuso la segunda denuncia, “llegó otra familia a comisaría que le habían quitado 5.000 euros”. Por ello, el matrimonio ha querido informar de la situación “para que si a otra persona le pasa lo mismo de ver mensajes extraños, llame corriendo al compañía”. Finalmente, han descubierto que su dinero ha ido a parar a Dublín.

Etiquetas
stats