Iglesias dice que la autonomía andaluza es la “expresión más hermosa”de plurinacionalidad

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias / MADERO CUBERO

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha reivindicado este domingo el proceso de la autonomía andaluza, del que se cumplen 40 años el 4 de diciembre, como “la expresión más hermosa y democrática” de la plurinacionalidad española. Lo ha hecho en un acto dentro de las jornadas Volver a mirarnos. Nuevos acuerdos para la España que somos, organizadas por Podemos en la ciudad a lo largo del fin de semana, y que ha tenido hoy una de sus funciones estrella.

Era una encuentro de Iglesias con militantes, realizado en el Teatro del Duque de Rivas, y que ha servido, a través de música, danza o lecturas poéticas, para hablar del variado acervo cultural del que hace gala España, y en el que Iglesias ha intervenido precisamente para poner la lupa en el papel de Andalucía en esa plurinacionalidad a partir de la cual Unidos Podemos quiere iniciar un proceso constituyente.

Así, Iglesias, y un poco antes la líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, han recordado los hechos ocurridos el 4 de diciembre de 1977, “cuando los andaluces se movieron para reivindicar que eran una nacionalidad histórica”, y lo hicieron “a partir de la suma y no de la resta”, lo que cristalizó posteriormente en un referéndum en 1981, y que, a juicio de Iglesias, “quisieron amañarles”. Para el líder de Podemos, Andalucía dijo entonces que quería ser “como la que más”, pero sin separarse de nadie, y forzó entonces a los gobernantes a “que cambiaran una ley que no servía para llegar a la voluntad del pueblo andaluz”.

Valiéndose de ese espíritu, el dirigente de Unidos Podemos ha seguido en clave nacional, y ha criticado a quienes piensan que el problema actual de España y la reforma constitucional “se soluciona con una Comisión Parlamentaria”. Ha sido especialmente crítico con PP y Ciudadanos, a los que ha acusado de competir “por ver quién dice la barbaridad más grande sobre la recentralización de competencias”.

En ese marco, ha advertido al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de que “la derecha española no paga traídores”, y de algún modo le ha invitado a que se una a “un nuevo acuerdo constituyente” de país que tiene que poner los derechos sociales en primer plano, y que tiene que “asumir un espíritu republicano”, dicho esto “sin ninguna nostalgia”, porque al hacerlo se habla “del siglo XXI y de una patria moderna y solidaria”, frente a una institución, la monarquía, que ha calificado de “arcaica”.

Un proceso constituyente frente a la idea de los “antipatriotas”

Y es que, para el líder de Podemos, la Constitución de 1978, cuyo “pacto se ha roto” por culpa de “las políticas neoliberales”, se redactó además para “poner muy difícil, sino imposible, la reforma constitucional”. Para ello ha puesto dos ejemplos: el primero que la única reforma que se ha llevado a cabo es la del artículo 135, que se hizo “en pleno agosto” para poner “nuestra patria de rodillas” frente a las entidades financieras; y el segundo que, para llevar a cabo una reforma, hay que pasar por el Senado, que “en la práctica funciona como una cámara antidemocrática” que controla el PP, a pesar de que sólo obtuvo el 30 % de los votos en los últimos comicios.

Frente a pequeñas reformas y los “bloqueos”, Unidos Podemos representa, según ha dicho, una “patria que cuida, seduce y enamora, y que nunca agrede” a sus pueblos, incluido el Catalán, frente a “quienes se envuelven en banderas para que no hablen de sus cuentas en Suiza”. “A estos hay que llamarlos por su nombre, antipatriotas”, ha terciado Iglesias, quien también ha asegurado que “la derecha ha fracasado” al empujar a “muchos catalanes a querer marcharse”, mientras que también ha tildado de “fracaso” el papel de los partidos “unilateralistas” de Cataluña, que han logrado “reforzar los argumentos de los que piden represión” y “han favorecido las posturas de los extremistas”.

Por su parte, la coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha reclamado “un nuevo marco constitucional” en el que Andalucía tenga “más capacidad de autogobierno”, porque, a su juicio, las cifras del paro en esta comunidad “son consecuencia directa de un modelo productivo” que hay que cambiar. “Para aspirar a un nuevo modelo productivo necesitamos más competencias, porque, si se descentralizan, hacen un sistema más democrático”, ha aseverado Rodríguez, que ha aprovechado para señalar que “mientras se produzcan homenajes a los fascistas junto a una fosa común en Lucena (Córdoba), no nos podemos llamar democracia”.

Un poco antes, en la inauguración del tercer día de este congreso, el coordinador federal de IU en la región, Antonio Maillo, reclamaba también protagonismo para Andalucía en este proceso constituyente, del mismo modo que “tuvo su papel protagonista hace 40 años” y porque entiende que “tiene cierta autoridad para liderar, desde una Andalucía federal, un espacio de encuentro”.

“El problema de España no es un problema de banderas, o mejor dicho, quienes hacen del problema de España un problema de banderas, están ocultando el verdadero desgarro de nuestro país, que es un problema de desigualdad, de precariedad, pobreza y exclusión social, que es lo que rompe verdaderamente un país”, ha manifestado al respecto.

Etiquetas
stats