Un herbicida intoxica a miles de olivos que esta campaña dejarán de producir

.

"Pensábamos que era la sequía, pero no". El uso de herbicidas en el otoño del año pasado podría estar relacionado con una masiva intoxicación de olivares, principalmente de campiña, en Córdoba y Jaén, que a estas alturas presentan malformaciones y que directamente no están produciendo aceitunas.

La voz de alarma la ha dado la asociación agraria COAG, que ha constituido ya una plataforma de afectados en Jaén que se ampliará a Córdoba. Francisco Elvira Arroyo, responsable de los servicios técnicos de COAG Jaén, explica que en la pasada campaña "los agricultores detectamos que se habían perdido la producción y lo achacamos a la sequía". Sin embargo, algo le pasaba a los olivos. Muchos presentaban una malformación extraña, otros directamente no daban aceitunas y en algunos casos había toxicidad en las nuevas hojas. Y tras diversos análisis parecen haber dado con la causa: el uso de dos herbicidas muy comunes que unido a la falta de lluvia podría haber afectado a miles de olivos.

Según detalla el técnico de COAG, "los agricultores en el otoño aplican este tipo de productos bajo el olivo para evitar la presencia de malas hierbas y favorecer la recolección de la aceituna. El problema ha surgido con la utilización de dos herbicidas concretos, que han causado aborto en yemas florales y malformación por desequilibrios hormonales de los nuevos brotes de primavera", señala. De hecho, este verano muchos olivareros ya habían mostrado su queja de que en esta cosecha, "cuya floración ha sido abundante" tiene a sus olivos sin flor alguna.

De esta forma, "se encuentran desde olivos en parada vegetativa que no han crecido nada en primavera, hasta olivos con malformaciones en los crecimientos con hojas muy pequeñas y entrenudos muy juntos, y que el año que viene probablemente tampoco sean productivos", lamenta este técnico de COAG.

"Algunos de estos con el tiempo se recuperarán", señala. Pero habrá otros que no y que probablemente habrá que arrancar, con la enorme pérdida que eso supone para los agricultores.

De momento, no hay problema para el consumo de aceite de oliva. Los árboles afectados están dejando de producir. Pero incluso lo poco que producen no supone riesgo alguno, señala COAG. Los análisis realizados sobre las aceitunas señalan que están libres de esta toxicidad. No es el caso de las hojas nuevas de olivo.

Los agricultores ya se han puesto en contacto con la Junta de Andalucía. De hecho, esta misma semana habrá una primera toma de contacto con la Consejería en Jaén. Esta toxicidad del olivar se ha detectado en esta provincia, en la zona de campiña, pero también en Córdoba.

Etiquetas
stats