Freno a los delitos: Córdoba registra un descenso de la criminalidad desde 2013

Policía en la Comisaria Campo Madre de Dios | MADERO CUBERO

Aun con tareas pendientes, como se suele decir, el dato es positivo. A simple vista, la impresión es distinta al producirse un aumento. Pero con una revisión más profunda a las estadísticas, es un hecho que Córdoba logra frenar la criminalidad en los últimos meses. El número de infracciones penales en la capital crece en el primer trimestre de 2019 respecto del año anterior, si bien lo hace muy levemente. La subida es de un 0,3%, lo que supone el mejor apunte interanual desde el tercer período de 2017. Entonces la ciudad registró un incremento del 0,5% en relación a 2016. Además, con los números de enero a marzo se produce una disminución de un 11,1% desde 2013.

Sube pero baja. Es el resumen del análisis de situación que permite realizar estos días el Balance de Criminalidad del primer trimestre de 2019, elaborado y publicado muy recientemente por el Ministerio del Interior. El informe muestra, en efecto, un aumento leve en los tres meses iniciales del año de las infracciones penales -a nivel global- en la ciudad. Este período concluyó con un total de 3.829 delitos, que fueron 13 más de los que se contabilizaron en las mismas fechas en 2018. Con todo, el dato está muy lejos del que hoy por hoy es pico o referencia de máximo, el de 2013. Entonces, entre enero y marzo se alcanzó una cifra de 4.306.

A partir de aquella estadística siempre se produjo un descenso de la criminalidad en el primer trimestre de año, a excepción de los dos últimos. Lo cierto es que en la capital se registró una reducción del 11,1% en los últimos seis años. Por otro lado, la subida del período analizado en 2019 es la más baja que tiene lugar desde el tercer trimestre de 2017. Es decir, se logró aminorar lo que venía a ser un crecimiento claro en las seis series más recientes. El reto ahora es cortar la tendencia y regresar a la de descenso, que no se da en Córdoba desde el tiempo comprendido entre abril y junio de 2017. En esa época los delitos disminuyeron un 3,9% respecto del año anterior. Por tomar otra referencia, en los tres meses iniciales de 2018 se registró un incremento del 11,9% en plano interanual.

Precisamente, aquella vez tocó techo Córdoba en lo que a su tendencia de subidas se refiere. Desde entonces, pese a que no hubo una reducción, los niveles de crecimiento en infracciones penales fueron a menos en una constante. La ciudad revierte, al menos por ahora, su línea negativa. Así, las últimas estadísticas aportadas por el Ministerio del Interior resultan positivas en una perspectiva más amplia. En este sentido, cabe destacar que la capital está muy por debajo del dato nacional en la comparativa entre el primer trimestre del presente año y el de 2018. En España subió la criminalidad en ese tramo temporal en un 5,2%, nada que ver con el 0,3% cordobés.

Las agresiones sexuales y el tráfico de drogas, asuntos por resolver

El primer trimestre de 2019 acabó en la ciudad con descensos significativos en más de un tipo de delito -de los que engloba el informe-. Sin ir más lejos, el número de robos con violencia e intimidación decreció un 42,8% respecto del mismo período de 2018. Se pasó de 138 a 79. Del mismo modo, hubo una clara disminución en la sustracción de vehículos. Ésta fue del 24,7%, al reducirse las infracciones de 97 a 73. Los robos con fuerza en domicilios (-14%) y los hurtos (-8,1%) también fueron a menos entre enero y marzo del presente año. Pero la reducción más pronunciada es la que tuvo lugar en los homicidios dolosos y asesinatos en grado tentativa -intentos-, ya que ésta fue de un 100%: de dos a ninguno.

Según los datos del Ministerio del Interior, se produjo incremento en otros delitos, como los de lesiones y riña multitudinaria (28,6%). También se contó un secuestro, que ante la ausencia en 2018 supuso una subida del 100%. Pero son dos infracciones penales las que en concreto crecieron de forma clara en el primer trimestre de este año. Una fue la de agresión sexual con penetración, que se elevó de un caso a cuatro con un aumento del 300%. Porcentualmente se disparó y lo hizo tanto que fue el peor dato desde el tercer trimestre de 2017. En lo que a los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, en los que se encuadran otros distintos a los entendidos como violaciones -pese a que el concepto no existe en el Código Penal-, hubo un 28% más.

El otro tipo de infracción penal que creció sobremanera en el primer trimestre de 2019 fue el de tráfico de drogas. En este caso se pasó de los 14 delitos del pasado año a los 32 del actual. Esto supuso un aumento del 128,6%. Por tanto, este aspecto y el de las agresiones sexuales con penetración son los dos grandes asuntos a resolver hoy por hoy en Córdoba, donde, por cierto, no se registró ningún homicidio doloso o asesinato consumado entre enero y marzo.

Etiquetas
stats