Cruzada la puerta: la Paz celebra su rosario en el exterior de Capuchinos

Rosario de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza | MADERO CUBERO

https://www. youtube. com/watch?v=QHXS_XYgrDA&feature=youtu. be

Su segunda advocación refleja más que nunca el sentimiento del período actual. Y se produce la sensación no sólo en este ámbito sino en todos los demás, en cualquiera. Al fin y al cabo, la sociedad trata de vivir la denominada nueva normalidad con hábitos lo más próximos posibles a la realidad anterior. La pandemia de Covid-19 persiste en todo el planeta, ya camino de su tercer brote, pero las instituciones, sean del carácter que sean, procuran avanzar con extremo cuidado. Gran ejemplo de ello lo ofrece este domingo la hermandad de la Paz, que recupera la presencia en la calle de los actos de tipología cofrade. Ocurre tras la celebración, en todo momento con estrictas medidas de seguridad sanitaria, del rosario matinal de su titular mariana. Nuestra Señora de la Paz y Esperanza -esperanza, en efecto- es la primera imagen, de esta forma, en salir de su templo después de más de siete meses. Por si fuera poco, en un año histórico por ser el primero en 86 años sin procesiones de Semana Santa en la ciudad.

Todo se ha desarrollado dentro de lo previsto. Esto es con absoluta normalidad y con el mantenimiento en cada instante de las necesarias y obligadas normas para impedir posibles contagios de Covid-19. Resulta esencial, además, reseñar que la corporación radicada en la iglesia conventual del Santo Ángel (Capuchinos) había solicitado con anterioridad el correspondiente permiso al Ayuntamiento. Concedido éste, la cofradía ha querido acercar a Nuestra Señora de la Paz y Esperanza a sus hermanos fuera de su sede canónica. Ha sido por medio de su tradicional rosario matinal, que ha tenido lugar en la plaza de Capuchinos. Porque el trayecto ha sido breve y sencillo: la Paloma salida de las gubias de Juan Martínez Cerrillo ha cruzado la puerta del templo en que se le rinde culto y ha recorrido en parihuela los escasos metros que hay hasta el Cristo de los Faroles.

La hermandad del Miércoles Santo había adoptado medidas tales como el cierre de los accesos, por Conde Torres Cabrera y Bailío, para evitar aglomeraciones. De igual modo había establecido un aforo máximo de 150 personas, las cuales habían de pedir invitación días antes. Quienes han podido asistir a este particular hito cofrade lo han hecho ubicados en sillas entre las que ha habido distancia de seguridad y después de desinfectarse también las manos con gel hidroalcohólico, dispuesto por la Paz. Así, a partir de las 9:15 y con orden se ha entrado a la plaza por la calle que acaba en Colón. Los medios de comunicación, mientras, lo han hecho a través de la otra vía marcada. Y a las 10:00, tal y como estuviera establecido, ha comenzado el rosario, con la Virgen situada en un altar erigido para la ocasión.

De esta forma, la corporación radicada en la iglesia conventual del Santo Ángel ha dado muestras de un gran trabajo organizativo para combatir la desesperanza, sin que importe el ámbito de cada actividad, a mejorar en la nueva normalidad. Además, ha podido resarcirse en cierto modo -aunque no ha sido tanto así porque los actos que tuviera programados en el otro sentido no tienen parangón- por la cancelación de la coronación canónica de su titular. Nuestra Señora de la Paz y Esperanza debía recibir tan importante atributo el pasado 11 de octubre. Por cierto, en la cita en Capuchinos ha tenido oportunidad de ejercer su cargo por vez primera la recientemente elegida presidenta -la primera de su historia- de la Agrupación de Cofradías, Olga Caballero.

Etiquetas
stats