La Banda Maestro Tejera brinda un gran pregón musical de Semana Santa

Concierto de Cuaresma, a cargo de la Banda de Música Maestro Tejera | MADERO CUBERO

Arrancada una hoja tras otra, el calendario muestra claramente ya la cercanía del día. Es un nuevo Domingo de Ramos, para el que faltan apenas dos semanas. El tiempo parece aligerar su paso, hecho que confirma una de las citas que tuviera lugar la tarde noche de este domingo. No en vano, ésta es una de las que un año sí y al siguiente también anuncian la llegada de la Semana Santa. Se trata del tradicional Concierto de Cuaresma, que esta vez contara con los sones de unas formaciones más prestigiosas -si no la más- de Andalucía. Ésta es la sevillana Banda de Música Maestro Tejera, que ofreciera un rico repertorio en el Gran Teatro. Cabe señalar que la elección por parte de la Agrupación de Cofradías, que organiza el recital, se produce con motivo de su 75 aniversario fundacional. El ente conmemora la efeméride durante este 2019 -guía de Cuaresma y Semana Santa de Córdoba-.

El principal espacio escénico de la ciudad acogió el domingo un concierto en el que se pudieron escuchar obras clásicas entre otras de más reciente composición. Todas las interpretó la Banda de Música Maestro Tejera sobre unas tablas a las que regresaba el acto tras un año. En 2018 el recital se desarrolló, así como el Pregón de Semana Santa y otros muchos eventos, en el Teatro Góngora. Así, la cita coincidió con el regreso a un Gran Teatro que registró una gran afluencia de público.

Comenzó Maestro Tejera con Córdoba Cofradiera, marcha que compuso José Juan Gámez Varo en 1993 y a la que se quiso otorgar un reconocimiento que quizá le falte a veces. Tras ésta interpretó la sevillana banda una de las grandes composiciones de todos los tiempos en materia cofrade. Se trata de Pasan los campanilleros, del insigne Manuel López Farfán. El hispalense, según la documentación existente, fue quien la escribió en 1924. Después sonaron La Amargura, con partitura del cordobés Alfonso Lozano Ruiz (2017), y Dolores, saeta onubense, que tiene la firma de Cristóbal López Gándara (2015). El cierre de la primera parte del concierto se produjo con otra obra clásica de primer nivel. Fue Amarguras, de Manuel Font de Anta. La pieza se escogió para celebrar precisamente el centenario de su realización.

La cita se reanudó con otra pieza de Manuel Font de Anta, anterior incluso a la citada y de no menos relevancia. Interpretó Maestro Tejera Soleá, dame la mano, a la que dio forma el ilustre músico y compositor sevillano en 1918. Posteriormente sonó Jesús Preso, escrita por Emilio Cebrián Ruiz en 1943). Esta marcha abrió una parte del rico programa en la que participó al cante la saetera Pastora de Córdoba. A partir de ese momento el público pudo disfrutar de El Cachorro, saeta sevillana y Saeta cordobesa, ambas de otro grande de las partituras como Pedro Gámez Laserna (1967 y 1949, respectivamente). Con la última se completo precisamente el concierto y antes se escuchó ¿Quién te vio y no te recuerda?, saeta jerezana, de David Hurtado Torres (2015).

Etiquetas
stats