Sobre este blog

Consultor financiero en ahorro-inversión y financiación, ayudo a mejorar las finanzas de las personas y de las empresas. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (ETEA). Asociado a €FPA España (European Financial Planning Association ). Entusiasmado en compartir ideas básicas sobre Educación Financiera y finanzas personales para que nuestra vida financiera nos resulte más fácil. Amplia experiencia de más de 25 años en diferentes entidades bancarias en dirección, financiación y Banca privada.

Inflación y Euribor, ¿volverán los brotes verdes?

Calculando la hipoteca

0

Comenzamos el mes de septiembre con un escenario “complicado” para las economías familiares que vuelven de sus vacaciones a la cruda realidad, atentas a la revisión de su hipoteca o del recibo de la luz.

Nos encontramos ante una situación en la que cada vez es más difícil ahorrar, incluso llegar a final de mes con los ingresos actuales.

La inflación de agosto ha cerrado en el 10,4%.

Los precios de la cesta de la compra están subiendo cada día.

Sin embargo, nuestros ingresos se mantienen estables, sin subida.

Este escenario nos hace que seamos más “pobres”, tenemos menor capacidad de consumo y de ahorro que hace un año.

Si los precios suben, significa que, si nuestros ingresos son de 1.000€, ya no podremos seguir comprando los mismos productos que comprábamos antes de la llegada de la inflación por importe de 1.000€.

Es el momento de “gestionar” eficientemente todos nuestros gastos, de revisar nuestro “presupuesto” para optimizar nuestra situación financiera.

Si no llegamos a final de mes porque nuestros gastos fijos y variables superen a nuestros ingresos, podemos caer en el error de acudir a los préstamos, o peor aún, a las tarjetas de crédito revolving.

Recuerda que no se debe gastar más de lo que se ingresa.

Acudiendo a los préstamos para atender nuestros gastos diarios sólo conseguiremos alargar más el problema, pero no solucionarlo.

No hay una barita mágica para mejorar esta situación, sí podemos adoptar una serie de medidas de control de nuestros gastos que nos ayuden a vivir mejor ante este escenario.

Lo primero que deberíamos hacer, revisar dentro de nuestro presupuesto familiar todos los gastos fijos y variables en los que estamos incurriendo.

Gastos a tener en vigilancia, aquellos gastos superfluos, que no son necesarios ni cumplen ninguna función, eliminar.

Toca aprestarse aún más el cinturón.

Con respecto a uno de los mayores gastos del presupuesto, el recibo de la hipoteca, puede que aún estemos a tiempo de intentar reducir lo que vamos a pagar en la próxima revisión.

Para una hipoteca a tipo de interés variable, recuerda que el Euribor está hoy en máximos desde el año 2012, toca buscar la opción del tipo de interés fijo.

Los bancos ya no ofertan hipotecas a interés fijo, pero aún puedes encontrar alguna entidad con un tipo fijo interesante.

Si decides cambiar la hipoteca, analiza concienzudamente si te va a salir rentable, revisa tu diferencial y recuerda que el Euribor ya ha llegado a estar en el 1,6 en los últimos días de agosto.

Nos espera un septiembre diferente, un cuatrimestre complicado y ¿un comienzo de año 2023 con “brotes verdes”?

Sobre este blog

Consultor financiero en ahorro-inversión y financiación, ayudo a mejorar las finanzas de las personas y de las empresas. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (ETEA). Asociado a €FPA España (European Financial Planning Association ). Entusiasmado en compartir ideas básicas sobre Educación Financiera y finanzas personales para que nuestra vida financiera nos resulte más fácil. Amplia experiencia de más de 25 años en diferentes entidades bancarias en dirección, financiación y Banca privada.

Etiquetas
stats