Sobre este blog

Juan Velasco es periodista y promotor cultural. Desde hace un tiempo coordina el área de Cultura de Cordópolis. Antes de eso, ha sido durante una década colaborador de la Agencia EFE en Córdoba y en Guadalajara y también ha estampado su firma en prensa especializada como Enlace Funk o Vicious Magazine. Como disc jockey, bajo el alias Juani Cash, dirige desde 2015 la promotora Jukebox Jam! y ha sido dj residente y programador en Sonora Beach (Estepona) y Gran Baba (Cádiz). También ha impulsado en Córdoba el Festival de teatro InstanTeatro (2018) y ha trabajado en la programación y la producción del Festival RíoMundi en 2018 y 2019.

De espaldas

El presidente de la Junta y el alcalde visitan la exposición de Etel Adnan en el C3A

0

Tras dejar pasar un tiempo prudencial para el descorche de botellas y para el peloteo, es hora de hablar del C3A y del importantísimo acuerdo que ha suscrito con la Fundación TBA21-Francesca Thyssen. Un acuerdo que es, efectivamente, un pelotazo para el arte contemporáneo cordobés. Sin el menor atisbo de duda. Un acuerdo que, de entrada, trae a Córdoba los fondos de una de las mejores colecciones de la creación de vanguardia del mundo, pero que, sobre todo, es importantísimo por dos motivos.

El primero, que la llegada de la TBA 21 supone que no se desvirtúe el sentido para el que fue creado este centro. Es decir, que aleja los miedos de parte de la cultura cordobesa de que el C3A acabe convertido en un Museo Cofrade o que las exposiciones cristianas, como la anunciada para dentro de un año y de la que nadie ha dicho nada estos días, supongan la excepción y no la norma en un espacio que jamás se concibió para mirar al pasado, sino como un espejo de su tiempo y, acaso, un atisbo del futuro.

El segundo motivo es que la llegada de la Fundación Thyssen, de la mano del Ayuntamiento y la Junta, del PP para entendernos, va a calmar los ánimos de toda esa manada de críticos hacia un espacio que, durante los últimos tres años, se han afanado en atacar desde la lejanía, la impaciencia, cuando no la mala baba, la batalla cultural o la ignorancia. Todos esos que contaban las visitas al C3A como derrotas aunque aumentaran de un año a otro, ahora van a poner el contador a cero. Y ahora parece que sí, por fin, el arte y la creación de vanguardia va a tener el respeto de una parte importante de esta ciudad con la que hasta ahora no simpatizaba.

Con ese grupo estoy yo ahora: mirando al futuro con ilusión. Donde no estoy ni me van a ver es en esa mirada al pasado con desprecio. Sorprendentemente, nadie ha ejemplificado mejor esa mirada turbia e indocumentada sobre el C3A que el propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que, en un acto feliz como el del viernes, decidió, de manera totalmente desafortunada, despreciar públicamente la gestión que se ha hecho del centro en los últimos cuatro años. Tres de ellos, además, bajo su mandato y responsabilidad.

Lo que dijo Moreno (por cierto en su primera visita oficial al C3A desde que es presidente, si mal no recuerdo) fue que el centro “ha estado viviendo de espaldas a la ciudad” y “sin tener el contenido adecuado”. Las caras de los gestores de la TBA 21 debieron ser un poema cuando el presidente cargó contra la gestión de Álvaro Rodríguez Fominaya, uno de los comisarios más respetados del arte contemporáneo en España, cuya gestión en Córdoba -donde llegó por concurso público y de méritos- ha sido notable, y a quien, desde la Junta y el Ayuntamiento, parecen querer enterrar mientras en toda España aún resuenan los ecos de sus aciertos.

Porque el mismo día que Moreno cargaba contra la anterior gestión del centro (que si era tan mala, tuvo tres años para cambiarla), El Cultural, la revista de El Mundo, le dedicaba una doble página a la exposición de Etel Adnan en el C3A, una muestra que sitúa a este espacio en la misma liga que el Guggenheim de Nueva York, los dos únicos museos del mundo con una retrospectiva de la afamada pintora libanesa, fallecida, para colmo, unos días después de que se inaugurara en Córdoba esta exposición, convirtiéndola en la última que inauguró en vida.

Al día siguiente, para no escarbar más en el pasado, fue El País y la revista Babelia, la que reseñó la misma exposición entre lo mejor del arte en España de 2021. Es probable que, cuando Juanma Moreno se paseó por el C3A junto al equipo de la TBA 21, se diera cuenta del nivelazo de exposiciones que hay en estos momentos en Córdoba (incluida la de los artistas en residencia, uno de los programas que mejor han funcionado en el centro). También es probable que le importara tres pimientos, que sólo fuera a echarse la foto con un miembro de la familia Thyssen.

Lo que es seguro es que el desprecio que mostró hacia el C3A no lo comparte el equipo que, a partir de ahora, va a gestionar este espacio. Para ello, basta con ver el perfil de Carlos Urroz, director de la Fundación Thyssen en España, que, en uno de sus posts, no sólo se deshace en elogios hacia “la excelente labor realizada por el equipo de esta institución”, sino que su misma foto de perfil lo muestra dentro de Alhambra, la espectacular instalación de Juan Serrano que ha llevado a miles de cordobeses al C3A en el último año, demostrando, de paso, que este espacio, ni ha ignorado a la creación cordobesa ni todas sus propuestas han esquivado los gustos del público cordobés.

Por cierto, ver al presidente de la Junta y al alcalde de Córdoba echarse fotos en la exposición retrospectiva que hay en estos momentos en el C3A de Equipo 57 (Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Medalla de Honor de Córdoba) también resulta reconfortante. Si finalmente va a ser Francesca Thyssen la que consiga que los poderes públicos (y privados) de esta ciudad se interesen por las vanguardias, bendita sea la baronesa y bienvenida a Córdoba.

Aquí la esperamos. De frente.

Sobre este blog

Juan Velasco es periodista y promotor cultural. Desde hace un tiempo coordina el área de Cultura de Cordópolis. Antes de eso, ha sido durante una década colaborador de la Agencia EFE en Córdoba y en Guadalajara y también ha estampado su firma en prensa especializada como Enlace Funk o Vicious Magazine. Como disc jockey, bajo el alias Juani Cash, dirige desde 2015 la promotora Jukebox Jam! y ha sido dj residente y programador en Sonora Beach (Estepona) y Gran Baba (Cádiz). También ha impulsado en Córdoba el Festival de teatro InstanTeatro (2018) y ha trabajado en la programación y la producción del Festival RíoMundi en 2018 y 2019.

Etiquetas
stats