Sol de otoño, Virgen del Rosario

La imagen recorre, como cada año con motivo de su festividad -el 7 de octubre-, las calles de Electromecánicas | La "reina del barrio" camina un año más con los sones de la Agrupación Musical Cristo de Gracia

La mañana es bien diferente a la anterior, que nunca es la última. O sólo hasta la que ha de llegar. Como la de este domingo, que es de cielo claro y sol vivo. Aunque la temperatura comienza a ser la propia de estas fechas. Eso sí, el paso de las horas devuelve ligeramente la sensación de que el verano no quiere terminar. Pero de nubes no hay rastro, como sucediera en 2015. Ni siquiera de manera testimonial, pues el día tiene sobre sí un gran palio azul. Es esa techumbre natural bajo la que se encuentra en cada momento la que, no cabe duda, es reina de su barrio. El que cada octubre, cada otoño, espera junto a las puertas del templo que la guarda o en cualquiera de las calles que debe recorrer. Arrancan los sones cofrades y con estos la siempre brillante marcha de Nuestra Señora del Rosario por Electromecánicas.

Una vez más fue a las once de la mañana cuando tuvo su inicio la cita de Córdoba, la otra más allá del Sábado de Pasión, con la pro hermandad de la Conversión. Ésta volvió a ser con la Virgen del Rosario, con cuya salida procesional cerró de nuevo los cultos en su honor la corporación de Electromecánicas con motivo de su festividad -el viernes, 7 de octubre-. La plaza que da nombre a la barriada amaneció engalanada una vez más para la procesión, que tuvo los sones, como es habitual de unos años a esta parte, de la Agrupación Musical Santísimo Cristo de Gracia. Numerosos vecinos, fieles y cofrades aguardaron el comienzo del trayecto, que se desarrolló lleno de luz a lo largo de más de tres horas. Porque fue superadas las tres de la tarde cuando las puertas de parroquia de Nuestra Señora del Rosario se cerraron en este reluciente domingo de otoño.

Etiquetas
Publicado el
9 de octubre de 2016 - 19:28 h
stats