La Semana Santa de hoy en la voz del ayer

Este miércoles tuvo lugar el Pregón del Mayor, que corrió a cargo de Dora Rodríguez | El acto, organizado por la Delegación de Participación Ciudadana, Distritos y Mayores, cumplió su cuarta edición y fue seguido por 300 mayores de los centros municipales

La Semana Santa de hoy contada por la voz de quienes la vieron en tiempos de ayer. De tal forma se sienten y disfrutan, y eso transmiten, las palabras de Dora Rodríguez, encargada de pronunciar el Pregón del Mayor de la Semana Santa cordobesa en un acto organizado por la Delegación de Participación Ciudadana, Distritos y Mayores del Ayuntamiento y que cumple su cuarta edición.

Con mantilla negra enlutada para describir décadas de dolor en las calles de la ciudad viendo en procesión a sus hermandades, pero con el toque del mantón blanco pureza, color de la luz, símbolo del triunfo de la vida sobre la muerte. Así se presenta la pregonera para glosar un emotivo discurso en el que hay recuerdos a estampas en sepia y en blanco y negro. Habla la voz de las experiencias vividas tiempo atrás. Parece como si los pasos más sobrios de color caoba tomarán la brillantez del dorado más resplandeciente.

Cuenta la pregonera que la Semana Santa de Córdoba "aún siendo casi la misma es muy distinta". Evoca los momentos en los que acudía junto a sus padres buscando a Jesús y María calles abajo y arriba. Toma un trago de agua para aliviar las emociones que le afloran y se arranca con el rezo más íntimo y a la vez compartido: canta una saeta.

Dora Rodríguez supo llegar al oyente con claro conocimiento de quién le escuchaba la tarde de este miércoles -300 mayores de los centros municipales- y por este motivo su disertación bien podía reflejar el pensamiento y los sentimientos de todos ellos, esos jóvenes de calles con puertas abiertas y carromatos de labranza; esos mayores con manos arrugadas que disfrutan de la saeta, esta vez en las desgarradoras voces de María del Mar Martos y de Rosario Córdoba. Con los ojos clavados en el cuadro con la imagen de María Santísima de la Paz y Esperanza, que preside el acto en homenaje al 75 aniversario fundacional de su hermandad, las escuchan los mayores, como si quisieran rezar a su compás flamenco.

Quizá muchos de ellos no recorrerán las calles de Córdoba para ver los pasos de los titulares de las cofradías de la ciudad o quizá los verán en casa, como antaño hicieran tras unas rejas, pero gracias a la ilusión y el buen trabajo de unas cuantas personas, la Semana Santa ya llegó para todos con el calor y el cariño de nuestros mayores.

Etiquetas
Publicado el
26 de marzo de 2015 - 10:43 h
stats