Fe cordobesa

Nuestra Señora del Socorro recorre las calles de Córdoba rumbo a la Mezquita-Catedral en una cita memorable | La imagen de San Rafael de la ermita que se levanta junto a la Corredera abre el camino a la alcaldesa perpetua de la ciudad

La luna corona el cielo. Suenan los últimos compases y lentamente todo termina. A las puertas de la ermita numerosos fieles y cofrades observan, escuchan y, sobre todo, sienten. Acaba una tarde memorable para la ciudad, que vive en plenitud su fe. La que profesa por su alcaldesa perpetua y por su Custodio. Porque este último domingo de septiembre es diferente a cualquier otro. Junto a la plaza de la Corredera, en el templo que tímida pero hermosamente se levanta en honor a su nombre, Nuestra Señora del Socorro se despide, muy poco a poco, de un pueblo que ya revive los instantes más intensos de una jornada especial. La Virgen esta vez es acompañada en su procesión por San Rafael, en lo que supone la recuperación de una tradición por parte de su hermandad. Un día en el que además la Mezquita-Catedral surge, una vez más, como escenario principal de devoción.

Fue la de este domingo una salida procesional distinta para la hermandad del Socorro, cuyo cortejo recorrió el barrio de San Pedro y la Judería rumbo al primer templo de la Diócesis. Lo hizo con la presencia de San Rafael con una decisión que permitió a la ciudad recobrar una estampa habitual hasta la década de los sesenta. Ésa fue la del Arcángel abriendo el camino a Nuestra Señora del Socorro. La imagen del Custodio que se encuentra en la ermita anexa al Arco Bajo de la Corredera marchó sobre un paso portado por jóvenes cofrades y con los sones de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Fe en su Sagrada Cena. Las emociones brotaron ante la talla, así como, no podía ser de otra forma, ante Nuestra Señora del Socorro. La alcaldesa perpetua de Córdoba relució en la tarde blanca de San Pedro y en el atardecer, que lenta pero inexorablemente se convirtió en noche, del casco histórico.

El cortejo buscó el entorno de la Judería por Lineros y Lucano tras transitar por Carlos Rubio. En ese momento los hermanos de la corporación de Gloria y miembros de otras cofradías dejaban atrás el barrio de San Pedro. Se encaminó la comitiva entonces hacia la Mezquita-Catedral, en la que los sentimientos fueron mayores al ver cruzar la Puerta de las Palmas tanto a San Rafael como a Nuestra Señora del Socorro. La hermandad decidió acudir al primer templo de la Diócesis con motivo del Año Jubilar de la Misericordia. Un paso por el corazón de Córdoba que rememoró el que tuviera lugar en junio de 2015 con la Magna Mariana Regina Mater. En ese instante la salida procesional fue el máximo reflejo de la fe cordobesa, que también contó con los sones de la Banda de Música Nuestra Señora de la Estrella. La formación de la Huerta de la Reina acompañó una vez más a la alcaldesa perpetua.

Etiquetas
Publicado el
26 de septiembre de 2016 - 01:51 h
stats