Sobre la multinacional Deóleo

Son numerosos los medios y las personas que durante la última semana están comentando la necesidad de que España necesita a Deóleo, tras el proceso de venta de un 30 % de las acciones de esta multinacional, llevado a cabo por varias cajas de ahorro. Incluso el Ministerio de Agricultura y la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía trabajan para que esta Compañía siga en manos españolas.

Si recordamos un poco los datos, creo que es importante, el olivar constituye la principal fuente de ingresos para 300 pueblos andaluces y genera el 30% del empleo agrario de la región. La campaña que se está finalizando, la mayor de la historia de este país, rondará el millón cuatrocientas mil toneladas solamente en Andalucía, o sea, el 82% del total nacional y el 51% del mundial.

Sigamos aportando más datos: 23 millones de jornales, 1.000 industrias, 800 cooperativas, 1.500.000 hectáreas de olivar, 1.500 millones de euros en exportaciones, etc. Es sin duda alguna un cultivo estratégico para Andalucía, pero eso es una cuestión muy importante y los intereses financieros de una multinacional son otros, que comprará sus materias primas dónde más le interese desde el punto de vista puramente mercantil y económico.

Si analizamos los datos de Extenda, la empresa pública andaluza, creada para apoyar la comercialización en el exterior de los productos andaluces, hay en estos momentos 496 empresas aceiteras de Andalucía, que exportan. Y de estas empresas, concretamente 235, están consideradas exportadoras regulares, con más de cuatro años exportando. Y concentran el 73% de las exportaciones de aceite de oliva español. Siendo el 71% del aceite exportado, de la categoría virgen extra, el que tiene más calidad y por tanto mayor valor añadido.

Si continuamos analizando los datos, entraremos en lo que muchas veces se ha considerado como una de las debilidades del sector, o sea, la gran atomización de industrias. Pero yo le doy la vuelta y lo considero como una cuestión muy importante, y que me produce un profundo respeto, porque indudablemente todas esas 496 empresas que exportan fuera de nuestro país, dan trabajo a más trabajadores que la multinacional Deóleo.

Hace unos días las Organizaciones Asoliva y Anierac, que engloban a las empresas comercializadora y envasadoras, publicaban una nota de prensa, en la que pedían "que el proceso de venta del Grupo Deóleo se debe realizar de una forma transparente, libre y sin ayudas públicas".

Además, explican "que la venta se debe adjudicar a la mejor oferta económica, al tiempo que las empresas que estas organizaciones representan, han demostrado capacidad suficiente para comercializar y exportar la producción española de aceites de oliva, "será cual sea la cosecha".

Y continúan señalando, "que la competitividad del sector del aceite de oliva español no reside en la nacionalidad de una empresa, por muy relevante y respetable que esta sea, sino que es debida al esfuerzo y a la capacidad de los agricultores, industriales y comercializadores de este sector".

Bueno, más claro el agua.

Etiquetas
Publicado el
7 de abril de 2014 - 08:00 h