La Interprofesional del aceite de oliva español

Esta semana, la Interprofesional del Aceite de Oliva, publicaba una nota de prensa, que en mi opinión, es muy interesante e importante. Con independencia de la labor que está desarrollando en cuanto a la promoción del aceite de oliva,

en mercados exteriores,

y también en el mercado interior de la Unión Europea, es importante que los profesionales del sector y los consumidores conozcan también que una parte de su presupuesto, se dedica a programas de I+D+i, bien es verdad que la cantidad nada tiene que ver con lo que se dedica a promoción.

Así, de ese dinero que todo el sector aporta religiosamente, a través de la Extensión de Norma, a la interprofesional, y de esos programas de Investigación, yo destacaría como el más importante, el dedicado a la lucha contra el cáncer de mama.

Esta Organización colabora con la Universidad Autónoma de Barcelona, con el equipo que dirige el profesor Eduard Escrich, quién ha descubierto que el consumo de aceite de oliva virgen extra reduce la malignidad del cáncer de mama y ralentiza el crecimiento de los tumores. Parece ser que la incidencia del cáncer de mama es menor entre las poblaciones de la cuenca del Mediterráneo, o sea, aquellas que incluyen en su dieta los aceites de oliva vírgenes extra.

El equipo de investigadores lleva casi tres décadas investigando los efectos de la dieta, así como el consumo de grasas, en la evolución de tumores. Se trataba de conocer los efectos que tendría el consumo de distintos tipos de aceites, así como los mecanismos por los cuales estos alimentos podían interactuar con el tumor.

Así que el equipo del doctor Escrich, en el modelo experimental ha realizado diversas aportaciones que en su conjunto demuestran que el aceite de oliva frena la progresión del cáncer de mama y que lo hace a través de diversos y complejos mecanismos entre los que destaca su acción inhibidora de las vías de proliferación de las células tumorales y la inducción de su muerte.

El doctor matiza que la mayor parte de las investigaciones indican que en principio las grasas de la dieta no producen ni curan el cáncer sino que modulan el curso clínico de la enfermedad. Así, cuando la enfermedad ya existe por otros motivos, ciertas grasas, como el aceite de oliva virgen extra, frenarían su progresión, mientras que otras como las grasas saturadas, cuando se ingieren en grandes cantidades, acelerarían el curso clínico del tumor.

Cuando ya se está terminando el

periodo de la Extensión de Norma, de los tres años por la que fue aprobada, y si inician las negociaciones dentro de la Interprofesional, para aprobar otro, yo creo que sería muy importante, incrementar los fondos para este tipo de Investigación relacionada con la salud, más si cabe que la aportación a otros aspectos como la Agronomía, los proyectos de mecanización, la lucha contra la verticilosis, control de la atmósfera de batido, etc., en los que también colabora esta Organización del aceite.

Y lo más importante de todo; cuando se está proponiendo un aumento de la cuota que por imperativo de la Extensión de Norma, pagamos todos, habría que efectuar actuaciones para la regulación de los mercados. Esta cuestión tan importante, que la reforma de la PAC, ha pasado de soslayo, habría que estudiarla y potenciarla, para que dentro de este Organismo, se puedan realizar labores de control de precios y regulación de los mercados.

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2014 - 07:00 h
stats