Baja un 41% el número de menores que cumplen medidas de internamiento dictadas por los jueces

La delegada territorial de Justicia, Administración Local y Función Pública, Raquel López, visita el Centro de Internamiento de Menores Infractores (CIMI) Medina Azahara.

La delegada territorial de Justicia, Administración Local y Función Pública, Raquel López, ha visitado este lunes los Centros de Internamiento de Menores Infractores (CIMI) Sierra Morena y Medina Azahara, con un total de 120 plazas, donde ha puesto de manifiesto la bajada en un 41 por ciento del número de menores infractores que cumplen medidas de internamiento dictadas por los jueces.

Tal y como ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, López ha destacado el trabajo de reeducación y reorientación que desarrollan los profesionales que trabajan con los jóvenes que cumplen en ellos medidas privativas de libertad impuestas por los jueces. El año pasado, fueron 83 los jóvenes que pasaron por ambos centros.

La cifra de menores infractores que cumplen medidas de internamiento lleva años descendiendo (en 2020 fueron 117, un 41 por ciento menos) ante el incremento de las medidas de medio abierto dictadas por los tribunales y el éxito de la mediación, que según ha señalado la delegada, en el caso de Córdoba destaca especialmente.

De hecho, las actuaciones de mediación con menores han pasado en esta provincia de 187 en 2020 a 400 el año pasado, un 122 por ciento, siendo la provincia donde más ha aumentado.

En la provincia de Córdoba, además de los dos CIMI hay dos grupos de convivencia (con 16 plazas en total), el servicio integral, un equipo de medio abierto, un centro de día y un equipo de mediación. En los centros de internamiento trabajan 235 profesionales mientras que otras 40 personas ejerce su labor en los servicios de medio abierto.

El año pasado, los jueces de menores dictaron en la provincia 729 medidas de las que 645 fueron de medio abierto y 84 de internamiento. Las medidas privativas de libertad dictadas afectaron a 83 menores (75 chicos y 8 chicas), más de la mitad con edades comprendidas entre 16 y 17 años (46), seguidos de los de 18 o más (27) de los de 14 y 15 años (diez).

Las conductas más habituales por las que los menores cumplen tanto medidas de internamiento como otras de régimen abierto son los delitos contra el patrimonio y las lesiones.

De las 84 medidas privativas de libertad dictadas por los jueces en Córdoba, 33 fueron de internamiento en régimen terapéutico, 27 en régimen semiabierto, 13 de estancias en fines de semana en los CIMI, siete internamientos en régimen cerrado y cuatro en régimen abierto.

Etiquetas
stats