Ante otra semana de ensayo y error

Sandoval, en un entrenamiento con sus jugadores | ÁLEX GALLEGOS

Las opciones para redimirse, cuanto antes mejor. El Córdoba aborda una semana trascendente, una más, para chequear su estado como aspirante a la permanencia en Segunda. El objetivo lo tiene claro, pero el método no. Por lo menos en los partidos lejos de El Arcángel, donde su productividad es nula. Más allá de combatir con más o menos arrojo, de ofrecer sensación de compromiso y de generar más o menos ocasiones de gol, el cuadro blanquiverde arrastra una pesada estadística a la espalda: no ha puntuado en cuatro salidas y le han metido 13 goles. Una cifra inaceptable para quien pretende mantener una plaza en la Liga con unos niveles de sufrimiento tolerables.

La mejor cara la presenta el conjunto de José Ramón Sandoval en sus comparecencias en El Arcángel, donde ha cogido el hilo. En sus últimos cuatro partidos consiguió un pase de ronda en la Copa del Rey al apear al Nástic de Tarragona (2-0), además de cinco puntos tras sendos empates ante Alcorcón (0-0) y Tenerife (1-1) y una victoria ante el Almería (1-0). Encajó un único gol en esas cuatro citas y fue de una manera extraña: lo firmó el chicharrero Naranjo en un lanzamiento de falta que tocó en un defensa y despistó a Alberto González, el joven canterano que ese día debutaba en el fútbol profesional sustituyendo a Carlos Abad. El meta de Santa Cruz, titular fijo, no ha recogido ni una sola vez el balón de su portería en El Arcángel. Entre Copa y Liga acumula 270 minutos imbatido.

Elche y Depor serán los que examinen al Córdoba bajo baremos distintos. En el Martínez Valero, los de Sandoval acudirán este martes (20:00) con el desafío de quebrar una racha negativa sin parangón en la categoría. Los 21 vecinos restantes en la Liga 1/2/3 ya han logrado puntuar en sus viajes. En la Liga Santander sí queda un equipo que, como el Córdoba, todavía no sabe lo que es regresar a casa con algo en el bolsillo: el Leganés. Se prevé que el técnico de Humanes haga rotaciones en el choque copero, que supondrá el segundo escollo para los blanquiverdes en este torneo. Pasar esta criba tendrá el premio del cruce con un adversario de Primera División, con todo lo que eso implica. Sobre todo, a nivel económico. No hace falta insistir en la necesidad del Córdoba en este aspecto.

El sábado 20, a las 20:00, El Arcángel vivirá uno de esos partidos con regusto especial. El Deportivo de La Coruña, uno de los aspirantes al retorno a la máxima categoría, pondrá a prueba la fortaleza de los cordobesistas en su Reino. Situados en el último puesto de la clasificación, los blanquiverdes no tienen otro remedio que exprimir su mejor faceta en casa -la seguridad defensiva- para construir desde ahí sus opciones de ganar y sumar tres puntos que impidan la entrada en modo pánico. Cualquier otro desenlace activaría -y esta vez sin vuelta atrás- la tradicional rutina de los equipos en crisis.

La semana de trabajo se abre con una sesión a puerta cerrada en la Ciudad Deportiva, el único entrenamiento antes de componer la expedición que viajará a Elche para jugar el martes. La única práctica abierta al público será el miércoles por la tarde (18:00) en el vetusto recinto del Camino Carbonell, para retomar después la clausura el jueves y el viernes.

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2018 - 09:00 h
stats