La peor que nunca vio

Carrión en el Barcelona B - Córdoba CF (4-0) en el Mini Estadi | LOF

Además de un buen puñado de inquietantes preguntas en el ambiente a propósito de la blandura de la defensa y las deficiencias en ataque, el partido del Córdoba B en el Mini Estadi dejó sellada una estadística hiriente: fue la derrota más abultada que ha sufrido Luis Miguel Carrión durante su etapa como entrenador de la primera plantilla. El 4-0 frente al filial culé dejó al técnico con malas sensaciones -“más cabreado que preocupado”, dijo en la sala de prensa- y unas cuantas tareas por hacer. Este lunes retomó el grupo los entrenamientos en la Ciudad Deportiva y se presumen cambios en el futuro más inmediato, que señala una hoja de ruta intimidadora: dos partidos en El Arcángel ante el Tenerife -Liga el domingo, Copa el miércoles- y un par de salidas consecutivas a Granada y Valladolid.

El resultado en contra más contundente que había padecido el Córdoba con Carrión al frente se sitúa en marzo de 2014, en un partido bisagra entre la destitución de Pablo Villa y la llegada de Albert Chapi Ferrer. Fue un encuentro ante el Numancia, en Los Pajaritos, que terminó con un 3-0. En sus 31 presencias en sus partidos en el primer equipo, el Córdoba de Carrión encajó tres goles tres veces. En dos de ellas hubo derrota (1-3 ante el Cádiz y 3-1 en Levante) y en otra el desenlace fue triunfal: 3-4 en La Rosaleda en la vuelta de la Copa del curso pasado ante el Málaga.

En el histórico de resultados del Córdoba en Segunda División sobresale un dato: los equipos filiales se le suelen dar bastante mal. De hecho, en las últimas ocasiones en que el equipo blanquiverde terminó derrotado por un 4-0 similar al del Mini Estadi fue frente a los conjuntos dependientes del Real Madrid y el Villarreal. Los amarillos noquearon a los blanquiverdes en febrero de 2010 en una noche aciaga. En marzo de 2013, el Córdoba sucumbió de manera escandalosa en la Ciudad Deportiva de Valdebebas ante el Real Madrid Castilla por 4-0 ante un adversario que contaba por entonces con talentos emergentes como Morata, Jesé o Casemiro.

Especialmente duras han resultado las últimas visitas a Barcelona para cruzarse con el equipo azulgrana. En 2011, el Barça ganó por 4-1 con una actuación brutal de Thiago Alcántara, mientras que en 2013 el filial culé volvió a hacerle cuatro: 4-3. Contra el primer equipo del Barça las cosas no fueron mejor. En la Copa del Rey, en 2012, el Córdoba de Berges perdió por 5-0 en el partido de vuelta (0-2 en la ida). En la fase de Primera División, la visita al Camp Nou a las órdenes de Djukic se saldó con un concluyente 5-0. En la segunda vuelta, en El Arcángel, el 0-8 firmó el descenso matemático a Segunda y la peor paliza jamás recibida por el club. Definitivamente, los duelos con el Barça son un terreno vetado para el Córdoba.

Etiquetas
stats