El Córdoba, declarado oficialmente vivo

Sandoval, en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

La hoja de ruta para el milagro ya está diseñada. Al Córdoba le miran con gesto de asombro, admiración, envidia y miedo sus vecinos de Segunda División. Especialmente aquellos que andan renqueantes en la tabla y ven peligrar su situación por la pujanza de los blanquiverdes, que andan enrachados. La mano de Sandoval se ha notado. Principalmente, en los números: con el de Humanes al frente, el Córdoba ha sumado en cinco partidos tantos puntos (12) como en toda la etapa completa de Luis Miguel Carrión (9 en 10 encuentros) y Juan Merino (3 en 7). Romero hizo después 7 puntos en 9 citas. Con ninguno de ellos alcanzó el Córdoba los servicios mínimos en puntuación para aspirar a nada que no fuese la permanencia. O ni eso. Con Sandoval, la mutación ha sido palpable. El Córdoba actual es uno de los equipos más en forma del campeonato. Gana partidos, llena el estadio y progresa al ritmo que exigían las circunstancias. El milagro exigía algo más que fe.

Sandoval certifica la resurrección: “Estábamos muertos”

“Antes estábamos muertos y ahora tenemos vida”. El suspiro de alivio de José Ramón Sandoval en la sala de prensa del Nou Estadi de Tarragona fue el de todo el cordobesismo. Todo comenzó en un penalti parado por Kieszek ante el Valladolid. El equipo perdía en casa por 0-1. Podía ser la sentencia. Pero el polaco detuvo el disparo, en la acción posterior hubo una expulsión del rival, el Córdoba remontó... Y hasta hoy. Después de vencer al Pucela (2-1) se impuso en Alcorcón (1-2), también con remontada incluida después de encajar a los pocos minutos. Luego llegó el triunfo ante el Lugo (1-0) y el más reciente en el campo del Nástic (0-2). Doce de doce. Pura vida.

A ritmo de récords: cuatro victorias y dos jornadas sin encajar

Sigue siendo el equipo más goleado de la categoría, pero la sangría se ha terminado. En los dos últimos partidos, el Córdoba fue capaz de mantener inmaculada su portería. Eso no sucedía desde septiembre de 2016 en Liga. Fueron tres victorias ante Levante (1-0), Alcorcón (0-1) y Nástic (2-0). Lo de los cuatro triunfos encadenados es una marca que solo tiene parangón hace más de un lustro. Los logró el Córdoba en la temporada 2012-13, con Rafa Berges en el banquillo.

Los récords se trasladan a la grada, donde el Córdoba ha acaparado el protagonismo mediático por el impresionante respaldo que ha logrado de los suyos. Una estrategia de entradas a precios muy baratos, con promoción exclusiva para los socios, ha hecho que El Arcángel haya ido ascendiendo en número de espectadores en los últimos meses. La reacción deportiva del equipo, con un buen impacto de los fichajes de invierno, ha contribuido a crear un clima de ilusión muy adictivo. Nadie se lo quiere perder. Este sábado, el club colgará el cartel de “localidades agotadas” por quinta vez consecutiva.

Con una marcha más que los rivales directos

El Sevilla Atlético y el Lorca están ya desahuciados. Su caída a Segunda B se certificará matemáticamente antes de que concluya el campeonato. Por delante está el Córdoba... y algunos más. Implicar a otros en la pelea era el primer reto de los blanquiverdes, que han recortado los 13 puntos de diferencia (más uno de golaverage) que llegaron a tener hace unas semanas hasta los 4 actuales con el Alcorcón. El Córdoba es ahora antepenúltimo, con 31 puntos. Por delante, en puesto de descenso, está la Cultural Leonesa (32). En el paquete de implicados en la pelea por eludir las dos plazas que quedan con billete al infierno están Alcorcón (35 puntos), Nástic (36), Almería (37), Barcelona B (37) y Reus (38). El ritmo de producción cordobesista está muy por encima del de todos ellos.

Esto es lo que queda por delante

Once partidos, 33 puntos. En El Arcángel, el Córdoba tiene que recibir al Oviedo, Lorca Sevilla Atlético, Huesca, Almería y Sporting de Gijón. En la agenda de viajes están Numancia, Osasuna, Cultural Leonesa, Rayo Vallecano y Reus. “Yo mismo estoy sorprendido. Absolutamente nadie hubiera pensado que un equipo que estaba con -13, hundido en la tabla y moralmente, se podía salvar”, expresó el director deportivo, Luis Oliver, en Desmarcados. Después de cuatro triunfos consecutivos, las cuentas adquieren un aspecto más razonable. Será, obviamente, muy difícil. Así lo reconocen los propios protagonistas, que se apuntan a discursos prudentes y tratan de alejarse del ambiente de -justificada- euforia del entorno. Pero al menos se deja ya de hablar de milagro y de sucesos paranormales para abordar el asunto con una estrategia terrenal. Si el espectáculo es ganar, este Córdoba es todo un espectáculo.

Etiquetas
stats