En la base | Club Atletismo Cordobés, zancadas pioneras

.

Todo tiene un punto de partida. Siempre hay una primera vez. Locos y amantes de una disciplina que se embarcan en una aventura sin precedentes. Sin techo que alcanzar, pero tampoco suelo para mantenerse. No hay vara de medir. Todo por construir. Justamente eso fue lo que vivió el Club Atletismo Cordobés (CAC) hace casi 40 años, cuando un grupo de amigos se unieron para correr y de ahí brotó la idea de formar la entidad que hoy en día es decana en la provincia, así como una de las más antiguas de toda Andalucía. Sin más pretensión que la de compartir juntos la actividad que les apasiona. Así es como surgen las ideas que perduran y, sin duda, la del equipo cordobés es una de las más longevas del deporte en la ciudad. Con sello propio y consiguiendo abrir camino y dar luz a todos aquellos que, de una forma u otra, decidieron compartir la aventura -bajo la misma u otra denominación- para contribuir al crecimiento de una disciplina que hoy en día es referencia en toda la comunidad.

Así se fueron cuajando los primeros pasos de un club de referencia en el deporte base. Entre carreras populares se iba forjando una identidad, la de la propia ciudad -y por ende, de toda la provincia-. En efecto, y es que la historia de dicho club es la historia del atletismo cordobés en sí mismo. Fue en el año 1982 cuando se inició una andadura que pasó de las calles (con el circuito de carreras populares, del que Córdoba fue pionera al contar con uno de los primeros de toda Andalucía) a la pista en muy poco tiempo, gracias a figuras como la del técnico José Antonio Leiva, primer precursor de dicha entidad. De él nace la esencia de lo que sería el club, que prácticamente se forja de manera conjunta entre categorías adultas y los más jóvenes, pues "el atletismo de pista va unido totalmente al concepto de un entrenador. Difícilmente tú podrás hacer salto con pértiga sin que alguien te lo enseñe", por lo que "el nacimiento parte de la figura de José Antonio Leiva", recuerda Manuel Sánchez Parra, actual presidente del CAC.

Un equipo que ha conseguido aunar toda la esencia del atletismo bajo una mismo denominación, pues el club abarca todas las modalidades de pista, así como el trail y -como se ha mencionado- las populares. De ahí que sean multitud el número de pruebas en las que se observa la presencia de corredores representantes de dicho conjunto. Con su verde característico inundan en cada ocasión que disponen las competiciones más destacadas a nivel provincial, andaluz e incluso nacional. Así, el trabajo del club comienza en las escuelas deportivas, donde se práctica principalmente la movilidad y la agilidad, para posteriormente pasar a las escuelas de iniciación de atletismo y grupo avanza (donde ya empiezan a competir), hasta llegar a la categoría absoluta. Una escalera en la que se van sumando ciclos para generar buenos corredores pero, sobre todo, excelentes personas.

"En la especialidad de atletismo, el crecimiento biológico es diferente. Entonces, definir a un niño tan pronto es muy peligroso, porque a lo mejor no es su disciplina, o porque luego se le desarrollan otras habilidades", explica el dirigente, matizando que "es el propio individuo el que nos dice, ahora sí, ahora no. Lo tocamos por todas las disciplinas". Un club que se retroalimenta de sus propios deportistas, ya que, como suele ocurrir, son los mismos protagonistas sobre la pista los que luego intentan transmitir sus experiencias a los más jóvenes. Y no es fácil, pues el club debe rodearse de un amplio equipo de trabajo, que abarque las 17 modalidades con las que cuenta el atletismo. De este modo, atletas del nivel de Laura Vázquez, Juan Ignacio Grondona o José Luis Fernández son los encargados de completar una rutina que día tras día llena de ilusión y pasión las distintas estancias de El Fontanar, epicentro de trabajo del Club Atletismo Cordobés.

Con todo, Sánchez Parra no duda en dejar claro que la formación va dirigida, en este caso, principalmente a la competición. "Nosotros tenemos que educar en valores para que los atletas sepan cuáles son sus desequilibrios musculares, sus desequilibrios de variabilidad en las articulaciones. Como no se eduquen en eso, nunca llegarán arriba", destaca, reiterando que "nosotros trabajamos en darles las herramientas para que, aquel que quiera llegar arriba, pueda llegar, y eso significa que tienes que tener un tipo de vida que sea sana, tanto física como mental".

Es así como se forjan los nuevos campeones del atletismo del mañana. Zapatillas puestas y a correr, quizá no haya acto más humano que ese. Puede que eso mismo pensara ese grupo de locos por el atletismo hace casi cuatro décadas, filosofía que se mantiene hasta la actualidad. Con medio millar de deportistas entre todas las modalidades, el Club Atletismo Cordobés crece y crece, pandemia mediante. Sin duda, las nuevas limitaciones causadas a raíz de la crisis sanitaria han obligado a la entidad a reinventarse, aunque no paran de recibir adeptos a una causa tan ligada a la libertad como es el acto de correr. Y es que quizá no hay mejor momento para hacerlo. Ellos seguirán ahí, aprendiendo, sufriendo, luchando y ganando, porque todo depende de las expectativas que uno mismo se ponga. Palabra de un club que vive dando zancadas pioneras.

Etiquetas
Publicado el
9 de diciembre de 2020 - 07:00 h