Retratos hiperrealistas de animales, desde Córdoba a medio mundo

Fernando García Herrera ante una de sus obras

“Todo empezó por mi amor a la fauna, a la naturaleza, desde pequeño”. Y esa pasión, Fernando García Herrera la plasmó en su forma de hacer arte, que le ha llevado a tener sus obras hiperrealistas de todo tipo de animales expuestas y vendidas desde Córdoba a países de medio mundo.

Este artista nacido en Hornachuelos y residente en la capital cordobesa desde hace ya más de tres décadas, se ha especializado en aunar la técnica del grabado con una herramienta muy particular: “En vez del punzón utilizo el bolígrafo”, con el que minuciosamente y “con mucho tiempo y mucha paciencia”, dibuja al detalle todo tipo de animales. Su técnica mixta le lleva a completar sus obras con óleos, en fondos abstractos, con luces y distintas texturas que se suman al minucioso dibujo del animal.

Búhos, corzos, lobos, osos, elefantes, cebras, orangutanes o caballos en dimensiones que alcanzan los tres metros cobran vida de la mano de este amante del dibujo que ha creado su estilo propio aunando técnicas. “Todo lo que pinto, lo he visto”, señala a este medio para explicar viajes que le han llevado a ver la naturaleza de África o a reservas de lobos, o cómo amigos cetreros le han posibilitado contemplar las más bellas aves para después plasmarlas en su trabajo en el estudio.

Las obras de este pintor animalista, que impresionan por su realismo y sus dimensiones, se han expuesto y vendido desde Córdoba a medio mundo. Y no sólo de animales en la naturaleza, sino también en su vertiente unida al ser humano: dibujos de caballos en la práctica del polo, el salto o la doma clásica son también objeto de su arte, expuestos en el International Equestrian Center de Palm Beach en Miami.

Países como Estados Unidos, Francia o Portugal han visto exposiciones de las obras de Fernando García Herrera y sus dibujos hiperrealistas por encargo han sido vendidos para organismos oficiales, privados y amantes de la naturaleza en lugares como Singapur, Emiratos Árabes, Irán, Baréin y en distintos países de Europa, además de en Estados Unidos.

La internacionalización de su obra ha cobrado un especial auge gracias a internet, pues desde su página web y sus redes sociales, recibe encargos de cualquier parte del mundo. De hecho, en estos días -en los que anda ocupado con la apertura de la tienda que será su mejor escaparate en Córdoba-, tiene entre manos dos proyectos que luego viajarán a distintos países: los dibujos de una pareja de lobos y de un búho en pleno vuelo.

“Vivo de la pintura”, dice con todo lo natural y especial a la vez que tiene que una persona pueda vivir de su profesión y que ésta sea el arte. Y lo hace desde Córdoba, hasta donde le llegan peticiones de aficionados a la pintura, amantes de la naturaleza, apasionados de los animales o, sencillamente, de quienes se enamoran de sus dibujos a primera vista.

Etiquetas
stats