Gastronomía y música se citan en el concierto inaugural del Festival de Piano Guadalquivir

El alcalde, José María Bellido, en la inauguración del FIP Guadalquivir en Noor.

El Festival Internacional de Piano (FIP) Guadalquivir ha abierto este viernes sus puertas con la propuesta, Sabores y sonidos de Al-Ándalus, un concierto músico-gastronómico que refleja una de las esencias del festival, la sinergia entre sectores que aporta riqueza y novedad a cada uno de sus eventos.

En un comunicado, la organización ha explicado que Retrospectiva, la 11 edición del festival, ha comenzado con "un concierto en un espacio único, un templo de la gastronomía, como es el restaurante Noor, en el que el dos estrellas Michelín Paco Morales ofreció un menú que aunando raíces y contemporaneidad se enredó en las notas de un programa musical dedicado al mundo antiguo", a obras icono españolas y al impresionismo francés y que tuvo en las manos de los pozoalbenses Cristina Amor (violonchelo) y Javier Fernández (piano) el complemento preciso para un maridaje perfecto.

A pesar de su juventud, Paco Morales es ya, sin duda, uno de los mejores cocineros de España. "Este es un evento donde la música y la gastronomía se dan la mano, donde los sabores de Al-Andalus se fusionan con las notas musicales más enigmáticas de nuestra cultura", señalaba el chef, quien admitía sentirse "emocionado y contento" por la oportunidad de mostrar su pasión y un "alarde de sabores perdidos que se dan la mano con la música que nos acompaña desde tiempos inmemoriales".

Por su parte, la directora artística del festival, María Dolores Gaitán, resaltó que "las sinergias son una fuente de inspiración para el festival" pues no en vano está convencida de que la música clásica no es ajena a los tiempos que vivimos y se nutre de otras artes, en esta ocasión, de la gastronomía. "Queríamos unir esos dos elementos tan propios de la idiosincrasia andaluza y cordobesa, la buena música y el buen comer y que mejor escenario que este templo de la luz, el restaurante Noor, y la cocina de Paco Morales, cuyos platos son también música, son una sinfonía de sabores".

De la música se encargó Javier Fernández, docente en el Conservatorio Profesional de Música María de Molina de Úbeda, y Cristina Amor, Premio Extraordinario de Enseñanzas Profesionales de Música de Andalucía, e integrante de la Orquesta Joven de Córdoba, y que incluyeron en el repertorio la Melodía Árabe (5 Romances) de A. Glazunov y La Puerta del vino y Feux d’artifice de Debussy, para continuar con Serenade op.39 de Rimsky-Korsakov y Orgía (Danzas Fantásticas) de Joaquín Turina. La última parte del evento contó con música de Rachmaninov (Vocalise), Manuel de Falla (Canción de los remeros del Volga, Nana –Siete canciones populares- y Danza del Molinero –El sombrero de tres picos-) y Ravel (Vocalise).

Etiquetas
Publicado el
5 de septiembre de 2020 - 16:40 h
stats