Los ciclos 'Latidos flamencos' y 'Café Cantante' congregan a más de 2.500 personas

Actuación en la plaza del Potro | TONI BLANCO

El teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba, David Luque (PSOE), ha resaltado este martes el éxito de público cosechado por la programación de verano del Centro de Flamenco Fosforito (CFF), cuyos ciclos Latidos Flamencos y Café Cantante, han congregado a lo largo de sus espectáculos y recitales a más de 2.500 personas.

Según ha indicado Luque, el 30 de agosto concluyó en la Plaza del Potro el ciclo Latidos Flamencos que el Consistorio organiza por segundo año consecutivo con una “excelente acogida” por parte del público y los artistas participantes.

En la reciente edición, de tres conciertos, se ha contado con Antonio Lizana Group, Diego Villegas Trío y Andrés Barrios Trío, y se ha repetido la feliz casualidad de 2017, ya que uno de los músicos invitados a Latidos Flamencos, el pianista de Utrera (Sevilla) Andrés Barrios, se ha alzado con El Filón en el Festival Internacional de Cante de las Minas de la Unión, lo que ya ocurrió en el estreno de este ciclo al contar con un galardonado en este mismo certamen, el flautista De Lope.

Concretamente, Latidos Flamencos, con una media de 500 asistentes en cada uno de los tres conciertos celebrados, casi ha duplicado el aforo de la primera edición, pasando de 200 a los 350 asientos por actividad de este verano, lo que suman un total de 1.500 personas. A ello se añaden las cerca de 900 personas que han acudido al tradicional ciclo Café Cantante, cuyo aforo es más limitado debido a que se celebra en el patio de la Posada del Potro.

Un total de once artistas, cinco mujeres y seis hombres han protagonizado así, junto a sus cuadros y bandas, los espectáculos en el que se ha convertido sin duda en uno de los escaparates en el que los flamencos más valoran participar, y que gracias precisamente a la actitud generosa de esos artistas va cobrando cada vez mayor prestigio.

Con el impulso que viene cobrando el Centro de Flamenco Fosforito se contribuye a dar respuesta a algunas de las demandas de la ciudadanía cordobesa y las voces autorizadas entorno a nuestro Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Por un lado, se trata de compensar una necesaria oferta puntual de impacto turístico, por medio de eventos y festivales, con una programación sostenible que se desarrolla a lo largo de todo el año, dirigida a la divulgación del Arte Flamenco como un bien fundamental de nuestra cultura, que llegue por igual a toda la ciudadanía.

Igualmente, se busca conjugar la muestra de propuestas innovadoras, incluso vanguardistas, con la preservación del tesoro que supone el Flamenco e toda su tradición y pureza, alternándose no solo los ciclos de cante, baile y guitarra ya consolidados en el CFF, sino la posibilidad de disfrutar de artistas jóvenes y emergentes, con los veteranos que son depósito y fuente viva de solera y maestría.

En este sentido, Luque ha señalado “como síntoma positivo” el hecho de que formatos novedosos como Balcón y siete puñales o los talleres de Oficios Flamencos, han sido programados en otras ciudades, con “magnífica acogida por parte de crítica y artistas”, por lo que “quizás una tarea imprescindible sea desarrollar nuestras estrategias de marketing como ciudad flamenca”.

“Córdoba es una ciudad rica en talento, pero que no puede, hoy por hoy, dar salida por sí misma a artistas tan valorados como los que cada año terminan sus estudios en las especialidades de Cante, Baile, Guitarra y Flamencología, por lo que las grandes compañías nacionales e internacionales se nutren constantemente de artistas que han nacido o se han formado en nuestra ciudad”, ha indicado Luque.

Sin embargo, el responsable de Cultura ha subrayado que es importante “contribuir a su inserción laboral” y por ello se viene haciendo un esfuerzo en incentivar producciones cordobesas de formato medio, que se programan transversalmente en programas municipales como 'Cultura en Red', y que posteriormente son exportadas a otras localidades y provincias.

Con todo ello, y teniendo en cuenta valores como el Festival de la Guitarra, la Noche Blanca del Flamenco, la Cátedra de Flamencología o el propio Centro de Flamenco Fosforito, entre otros, “una apuesta definitiva por el Concurso Nacional de Arte Flamenco Flamenco, como baluarte andaluz en el Plan Estratégico de Flamenco que prepara la Junta, debería ser el impulso definitivo para que nuestra ciudad se sitúe por derecho propio entre las grandes capitales flamencas, no solo por su tradición, sino por su presente, en un esfuerzo común que bien se merecen los artistas de nuestra tierra”, ha apostillado Luque.

Etiquetas
stats