“¿Valorizar? Pues a la Campiña”

Imagen de la Cementera Cosmos / ALEX GALLEGOS

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba, Pedro García (IU), ha subrayado este lunes que la Campiña es “el mejor sitio” para empresas que valoricen residuos como la planta privada de reciclaje Recicor XXI, que ardió a principios de octubre, puesto que “así lo dice el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)”.

Así lo ha destacado el también primer teniente de alcalde en una rueda de prensa, acompañado por el gerente del organismo autónomo, Emilio García, después de que el delegado de Presidencia, Emilio Aumente (PSOE), asegurara el viernes que va a “luchar” por que “en el aspecto urbanístico en la Campiña no va a haber más instalaciones” como la planta privada de reciclaje, que valoricen o hagan actividad con “residuos peligrosos”.

En este sentido, García ha manifestado que “ya está estudiado que la Campiña, desde el punto de vista medioambiental, de la seguridad y de modelo del PGOU, es el mejor sitio”, algo que “estaba previsto”, ha remarcado, para apuntar en alusión a la cementera Cosmos que IU quiere que “no se queme ningún tipo de residuo en el casco urbano para que no pase lo que ha pasado”, como “un escape de hace unos días”, por lo que está abierto a sentarse para “debatir dónde, si el problema es dónde”.

En cualquier caso, Pedro García ha aclarado que “hay que poner el foco donde está”, porque “hay una empresa que ha incumplido absolutamente la licencia que tenía, desde el punto de vista urbanístico y medioambiental”, de modo que “es la responsable de la tragedia medioambiental”, ha enfatizado el edil, quien considera que “han cometido un delito”.

En concreto, ha informado de que el lunes de la semana pasada se hizo una inspección en las instalaciones de Recicor, el martes se mandó información de todo el procedimiento al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y el miércoles por la tarde se notificó a la empresa la resolución de “suspensión cautelar de la actividad que exceda de la licencia de apertura que se concedió en 2010 en los metros cuadrados que podía almacenar”, que eran “más de dos hectáreas” de las autorizadas.

Por tanto, ha agregado García, “se ha excedido en los límites esta licencia y hay una parte de los residuos que se almacenaban que no tenían autorización”, de forma que “ahora hay que hacer una serie de requerimientos que procedan a la legalización de la actividad que realizaban sin autorización”, puesto que “si no lo hicieran no van a poder realizarla”, ha advertido García.

Asimismo, ha indicado que se ha comunicado la resolución a la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta, porque Urbanismo actúa “en función de las licencias que concede y si la actividad va a en función de la licencia”, pero “después hay una parte fundamental con la Delegación de Medio Ambiente de la Junta, que tiene que actuar en función de su capacidad”, ha precisado.

Por su parte, el gerente de la GMU ha declarado que “la instalación de una planta de reciclaje de residuos de la construcción o lo que sea de acuerdo con la legislación en cada momento tiene que cumplir unas condiciones y eso se exigiría cuando se autoriza el proyecto de actuación y la licencia en suelo no urbanizable”, pero “si no se cumplen las condiciones de la licencia o la Autorización Ambiental Integrada hay un responsable claro”, ha subrayado.

Etiquetas
stats