Vaca y Zarpas, los animales que llevan más tiempo acogidos en el Centro de Bienestar Animal

Vacas y Zarpas son los animales que más tiempo llevan esperando una adopción

Llevan esperando en sus boxes mucho tiempo. Demasiado. Ven cómo entran unos y salen otros y cómo los más pequeños son los más deseados. Mientras, ellos permanecen día tras día en sus pequeños refugios a la espera de que la compasión o el amor hacia los animales les permitan una nueva oportunidad. Son los animales que más tiempo llevan en el Centro de Sanidad y Bienestar Animal de Sadeco, desde perros, gatos y caballos. En total, esta unidad tiene acogidos a 310 animales y una decena de ellos lleva más de un año esperando una familia.

Es el caso de Zarpas, un gato que llegó al centro hace dos años y diez meses. Es el animal que más tiempo lleva en el centro. En cierta forma, esta especie es la más olvidada cuando se abordan cuestiones de adopción porque se suele poner el foco exclusivamente en los perros, pero estos no son los únicos animales que se abandonan. Zarpas es el único gato que supera los dos años de estancia en el centro ya que los que le preceden en la lista llevan entre 21 y 19 meses, como Charlie, Maggy, Hero o Lolo.

Según explica a CORDÓPOLIS la veterinaria del SBA, Elena Jiménez, la estancia media general suele ser de 48 días, aunque en el caso de los gatos aumenta hasta los 86. La forma de ser de los felinos, “menos problemáticos y no tan dependiente de los humanos”, facilita que el tiempo que viven en el centro no pase demasiada factura en su carácter.

Cuestión distinta es la de los perros, animales con quienes los trabajadores y voluntarios del SBA vierten horas de dedicación. Saben que los que entran siendo cachorros tendrán más posibilidades de ser adoptados aunque, poco a poco, todos van saliendo del centro, salvo algunos. Es el caso de Vaca, un cruce de razas potencialmente peligrosas que lleva 20 meses en el centro. Entró con tan sólo seis meses de vida. Fue encontrada en la calle y, una vez recogida por los servicios de Sadeco, pudieron conocer quién era su dueño. Las múltiples notificaciones emitidas para que el propietario pasara a recogerla fueron en vano y Vaca pasó a ser una más en el centro. Ante esta situación se procedió en marzo de 2019 a la liberación del microchip para que sus datos pudieran ser modificados en el Registro Andaluz de Identificación Animal y, así, posibilitar su adopción.

Kiwi es otro cruce de pitbull. Con un año de vida fue abandonado en la calle, recogido por los laceros y traído a la perrera, donde lleva 16 meses. Al igual ocurrió con Rambo, Ñu y Jimeno, que viven en el centro desde hace 15, 14 y 12 meses, respectivamente. Todos estos perros comparten una misma casuística: son cruces de razas potencialmente peligrosas y para su adopción se requiere licencia.

El carácter del perro también influye mucho en la decisión de las familias ya que el proceso de adopción debe hacerse desde la responsabilidad. Este es el caso de Rocky, un cruce de bodeguero que “tiene un comportamiento agresivo con las personas ya que es muy dominante”, cuenta Jiménez. La familia que quiera adoptarlo debe saber que “es un perro que necesita liberar mucha energía, por lo que no sirve para todas las casas”. Lleva en el centro desde marzo de 2019.

A pesar de estas dificultades, los perros no llegan a estar más de dos años acogidos en el centro ya que antes son adoptados por protectoras o particulares. La eutanasia, por otro lado, sólo se contempla en casos muy aislados: tan sólo si se trata de animales muy agresivos tanto con otros semejantes como con humanos o aquéllos que, debido a su edad u a otras circunstancias, se encuentran sufriendo.

Los últimos datos ofrecidos por Sadeco invitan al optimismo. Si durante el primer semestre de 2019 lo habitual fue que el mes con mayor número de adopciones rondara las 60, durante los dos últimos meses de este 2020, desde el pasado 13 de mayo, la media ha subido a los 94 animales adoptados cada mes. En cuanto a las entradas de animales al SBA, durante el primer semestre de 2019, el número de animales acogidos fue de 1.327, adoptándose un 80,56 % de los animales. Si bien, en 2020 el número, durante ese mismo periodo fue de 1.041 entradas y se adoptaron un 76,86%. Esta caída en las entrada pondría en evidencia una posible tendencia a la baja del abandono.

Etiquetas
stats