Reuniones familiares o salidas a la playa, entre los motivos de quienes "justifican" el cambio de cita para vacunarse

Salidas a la playa entre los motivos de quienes "justifican" el cambio de cita para vacunarse

¿Está cambiando la actitud con la que estamos afrontando el coronavirus? Parece ser que sí. La pandemia aún no ha finalizado y la vacunación no puede convertirse en la excusa perfecta para relajar todas las precauciones. Sin embargo, hay quienes ya anteponen otras cuestiones -principalmente relacionadas con el ocio- a iniciar su proceso de inoculación.

Ya la semana pasada, el distrito sanitario Córdoba-Guadalquivir hizo un llamamiento a la colaboración ciudadana para agilizar la vacunación dado que los profesionales sanitarios están apreciando la proliferación de motivos que no serían una justificación de peso para el cambio de citas. Según explica a CORDÓPOLIS el director de Cuidados y Enfermería de dicho distrito, José Lázaro, entre los motivos esgrimidos por los usuarios del sistema público andaluz de salud están "acudir a reuniones familiares, ir a la playa o participar en competiciones deportivas", causas que en momentos de pandemia no deberían, ni siquiera, plantearse.

Esto deja entrever aquella población que, de una forma u otra, ha perdido el miedo a contagiarse a aportar su granito de arena para acabar con la pandemia. Para Lázaro, los desencadenantes del aumento de estos casos son la eliminación del estado de alarma, una mayor actividad social y un descenso en la tasa de contagio. Pero esto no puede hacer frenar el ritmo de vacunación, argumenta, "ya que las previsiones de organización es suministrar 40.000 dosis a la semana, un proceso que se complica cuando se producen estos casos".

Lázaro ejemplifica cuáles sí deben considerarse motivos lógicos para posponer una vacunación: "Chicos en prácticas cuya segunda dosis coincide con la Selectividad o algunos profesores que se presentan a las oposiciones el mismo día que son citados". "Hay que ponerse en la piel de una persona de 35 años con alguna patología, por ejemplo, que está deseando vacunarse pero tú no acudes a tu cita porque has quedado a comer con tus amigos de Sevilla".

La consecuencia principal de la falta de asistencia a la vacunación es el "riesgo de dejar viales abiertos y perder dosis", cuenta el gerente del distrito, Javier Fonseca, que pide a la ciudadanía que eche cuentas sobre cuántas vacunas pueden desperdiciarse en un solo día. "Si en cada punto de vacunación faltan unas 20 personas y tenemos entre 10 y 12 sitios, son más de 200 personas que no se han vacunado y viales que no se han puesto".

Sobre el porcentaje de vacunación, Fonseca ha explicado que la inoculación de la población cordobesa de más de 16 años ya ha superado el 50%, "aunque parece que nos vamos relajando" y ha recordado que "de cara al verano tenemos que llegar al 70% de la población vacunada para estar más tranquilos".

Por último, Lázaro también ha llamado a la colaboración y a la tranquilidad a quienes acuden a los centros cívicos, donde los citados tienen una hora fijada, por lo que piden que "si se abre a las 9:00, no haya personas que deben entrar a las 10:00 o a las 11:00".

Etiquetas
Publicado el
9 de junio de 2021 - 05:45 h
stats