Infraestructuras retiró las lámparas de La Corredera, de especial protección, sin avisar a Urbanismo ni a la Junta

Uno de los huecos dejados por las lámparas de La Corredera retiradas

En la Gerencia Municipal de Urbanismo nadie sabía nada de la retirada de las lámparas diseñadas por Juan Cuenca para los arcos de la plaza de La Corredera y su sustitución por focos de led. Nada por vía oficial, porque hubo trabajadores que a principios de semana supieron, a través del propio Juan Cuenca, que sus luminarias ya no estaban en el sitio donde él las colocó en 2001, cuando culminó la reforma de la céntrica y pintoresca plaza.

Otros trabajadores de la Gerencia se enteraron por la prensa, cuando este periódico publicó la noticia de la desaparición de las lámparas y el inicial desconocimiento de su paradero por parte de la Delegación de Infraestructuras, cuyo principal responsable, David Dorado, no informó de lo que había ocurrido hasta la mañana del pasado jueves, 15 horas después de que Cordópolis le preguntara por el cambio de luminaria en La Corredera.

Finalmente, tras horas de espera, el concejal dio explicaciones: la retirada de las 55 lámparas la decidieron unilateralmente los técnicos de Alumbrado Público (es decir, de Infraestructuras) tras recibir aviso, por parte de la Policía Local, del cuarto desprendimiento de una de las luminarias, que causó daños de poca entidad a un camarero.

Dorado citaba a este periódico un informe de Alumbrado Público, que tenía fecha de este jueves 28 de octubre y que defendía la actuación y que ésta había sido llevada a cabo tras comunicarla a la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Esto no es ningún trámite baladí: toda la plaza de La Corredera, incluidas las lámparas, son un bien patrimonial de especial protección y, para acometer cambios estéticos, hace falta seguir el siguiente camino: notificar a Urbanismo y que la Gerencia solicite la aprobación a la Delegación de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía, responsable de la conservación en última instancia.

Pues bien, según ha podido saber este periódico por diversas fuentes, ni la Gerencia Municipal de Urbanismo ni la Delegación e Cultura recibieron comunicación sobre la retirada de las 55 lámparas de La Corredera. Fue una decisión unilateral que roza el delito patrimonial, como bien recordó este jueves el propio Juan Cuenca, dispuesto a pasar página de este episodio siempre que las luminarias vuelvan a su sitio.

El caso ya ha sido denunciado por Manuel Ortega, de la formación política Andalucía Entre Todxs. Ortega, de hecho, divulgó un vídeo desde La Corredera en el que advirtió de la presencia del concejal Salvador Fuentes, que había acudido a la plaza a ver qué pasaba con las luminarias. Era su primera visita a la zona.

El propio concejal de Infraestructuras señaló que la idea era reponerlas en cuanto Urbanismo solucione la falta de seguridad del soporte que aguanta las lámparas, para así evitar nuevos desprendimientos. Desde 2001, cuando se instalaron, se han desprendido un total de cuatro lámparas de los arcos, causando daños leves en algunos casos a viandantes y camareros.

Mientras, fuentes de la Consejería de Cultura señalan que el Ayuntamiento tendrá que presentar un "proyecto de reposición" para volver a instalar las luminarias de Juan Cuenca. Ese proyecto tiene que ser visado y autorizado por la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía. Mientras, se depurarán las correspondientes responsabilidades por la retirada de un bien que está protegido.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2021 - 05:00 h
stats