Una conexión de Lucena con Madrid o al norte de España por Extremadura: así afecta a Córdoba la nueva red de autobuses

Uno de los autobuses de Socibus en la estación de Córdoba.

Ahora mismo, si un vecino de Lucena quiere viajar a Madrid en autobús tiene que hacer transbordo. O bien se va a Córdoba, a Granada o a Málaga a coger una conexión que le lleve a la capital de España. El nuevo mapa de concesiones que ha dibujado el Ministerio de Transportes para que entre en vigor a partir del año 2024 prevé un nuevo corredor que una a Antequera (Málaga), Lucena y Montilla con Madrid a través de Córdoba, con un precio que incluso será más asequible que el servicio actual. Ésta es una de las grandes novedades del proyecto que está en borrador y que se ha comenzado a discutir ya con las comunidades autónomas.

El nuevo mapa prevé muchas novedades y conexiones en la provincia de Córdoba. El Gobierno ordena los corredores que unen comunidades autónomas entre sí. Las concesiones de transporte de viajeros por autobús dentro de las comunidades autónomas corresponde a los gobiernos regionales, por lo que si habrá cambios o no en estas rutas es algo que en Andalucía tendrá que decidir la Junta de Andalucía.

El borrador prevé también un nuevo corredor entre Córdoba y la zona del Levante español sin pasar por Madrid. El transporte sería directo a través de Jaén, Ciudad Real y Albacete, para llegar a Valencia, Elche, Alicante o Murcia. Y la conexión entre Córdoba y el norte de España tampoco pasaría ya por la capital. Así, se aprovecharía un nuevo corredor a través de Extremadura, que tendría una nueva parada en la provincia de Córdoba: Peñarroya-Pueblonuevo.

Eso sí, se pierde una conexión de uno de los corredores que proceden de Madrid: la conexión por autobús entre Córdoba y Huelva. En principio, este servicio debería ser concedido por la propia Junta de Andalucía, en un plan en el que se debería unir a las ocho capitales de provincia de la región entre sí a través del autobús.

El plan del Gobierno elimina paradas intermedias en estos recorridos interautonómicos para que el viaje sea más ágil y rápido. Así, se pretende conectar capitales de provincia y grandes poblaciones. En Córdoba, las paradas principales, junto a la capital (uno de los grandes nodos de transporte de Andalucía), serán en Lucena, Montilla, Montoro y La Carlota (en el corredor a Madrid), y Peñarroya-Pueblonuevo (en el nuevo corredor hacia el norte por Extremadura).

Dos corredores más

El corredor a través de la Vía de la Plata conectará a Córdoba con todo el norte de España. Está por ver si habrá que hacer transbordo o no, o si las empresas de autobuses deciden fletar vehículos directos usando ese corredor. Así, se podría viajar en bus por la Vía de la Plata hasta las tres capitales vascas, hasta Santander, Asturias, las capitales gallegas junto a Santiago de Compostela e incluso a El Bierzo. Este corredor fija una tarifa de siete céntimos por kilómetro recorrido en autobús.

Mientras, el de Levante también une a Córdoba con Albacete, Murcia, Valencia, Alicante, Elche o Cartagena. En este caso ya no habrá que llegar hasta Madrid para iniciar viaje hacia esta zona del Mediterráneo. Eso sí, el corredor no prevé alcanzar Cataluña. A esta parte de España habrá que llegar vía transbordo en Madrid. El coste por kilómetro de esta concesión también es bajo: cinco céntimos.

En cuanto al viaje entre Córdoba y Madrid, el más demandado en la provincia, y que se ha convertido en una alternativa al AVE, el trayecto prevé las dos nuevas conexiones de Lucena y Montilla. El precio por kilómetro se ha fijado en algo menos de cinco céntimos, también asequible.

El planteamiento de Transportes conlleva tener un red estatal de concesiones de servicios de autobús más pequeña, que pasa de 966 a 510 rutas, con una media de seis paradas por cada una (la mitad que actualmente), que supone reducir de 238 a 165 millones el número de autobuses que circulen por las carreteras prestando estos servicios de movilidad entre comunidades y que recorta de 1.912 a 495 el número de municipios con parada. Sin embargo, el número de ciudadanos a los que se presta servicio no se reduce en la misma medida, ya que pasaría de de 28,5 a 25,2 millones de personas. No obstante, la población media de un municipio con parada pasaría de 14.900 a más de 51.000 habitantes. En cuanto a las tarifas, se prevé una rebaja de precios del 30%.

De esta forma, lo que se busca con esta propuesta de red de autobuses, explica Transportes, es conectar capitales de provincia de diferentes comunidades autónomas, grandes localidades o 'hubs'. Por ejemplo, esta previsto que los corredores que pasan por Madrid incluyan como punto con parada el aeropuerto de Madrid-Barajas.

En cambio, el transporte entre localidades dentro de una misma comunidad autónoma quedará en manos de la administración regional, que será la encargada de definir cómo se diseña el servicio de movilidad desde los pueblos hasta las paradas que figuren en esos 22 corredores. A cambio de prestar ese servicio, el Gobierno está trabajando en posibles mecanismos de compensación que doten de financiación a los gobiernos regionales. 

“Actualmente, hay paradas con menos de 200 viajeros al año”, justificaban este miércoles fuentes del Ministerio de Transportes. “Pero no va a haber ningún lugar de la España vaciada que ahora tenga un servicio de autobús que en el futuro deje de tener un servicio de movilidad”, recalcaron, aunque el servicio no se preste con un autobús. “Puede ser un coche compartido o sistemas flexibles. Con la tecnología que ahora tenemos a nuestra disposición podemos hacer encajar la oferta y la demanda”.

En esa presentación del Ministerio e INECO se desglosa que, a la hora de diseñar esos 22 corredores, se han tenido en cuenta criterios sociodemográficos y territoriales, así como puntos de parada que sean tractores y generadores de viajes, faciliten la movilidad provincial y conexiones de la red de autobuses con la de tren y la de avión.

Etiquetas
stats