El Aeropuerto de Córdoba: 15 años de obras y trámites para poder tener vuelos comerciales

Una avioneta, en el Aeropuerto de Córdoba

En 2007, la alcaldesa de Córdoba era Rosa Aguilar y la ministra de Fomento Magdalena Álvarez. La primera aún estaba en Izquierda Unida y firmó con la segunda un convenio para la ampliación del Aeropuerto de Córdoba. Aún no había estallado la crisis inmobiliaria (apenas quedaban unos meses). El Ayuntamiento se comprometía a pagar las expropiaciones que necesitaría AENA para ampliar la pista. El Gobierno expropiaba y el Ayuntamiento pagaba. Se derribaron centenares de viviendas y a sus propietarios se indemnizó con unos 20 millones de euros que el Ayuntamiento aún no ha pagado. El caso está en los tribunales aún.

Y todavía, 15 años después, en el Aeropuerto de Córdoba aún no pueden aterrizar los grandes aviones con los que operan las compañías comerciales. AENA espera que por fin, en un plazo aproximado de un año, el Aeropuerto de Córdoba pueda estar listo para tener a aerolíneas operando con normalidad. Y todo después de una inversión que ya se va por encima de los 90 millones de euros.

La fecha clave en estos momentos la tiene que dar un informe medioambiental, el último trámite administrativo de un proyecto plagado de problemas desde el principio. El acuerdo con los propietarios no fue rápido, la ampliación de la pista se topó con las inundaciones y hubo que construir una escollera. Posteriormente surgió el problema con una línea de alta tensión que hubo que soterrar. La crisis económica durante el Gobierno de Rajoy, que recortó el gasto público, hizo que se suspendieran las inversiones previstas, como la construcción de una terminal digna. La nueva terminal está actualmente en obras. En la actual no caben los pasajeros de un avión comercial al uso.

Pero después de idas y venidas de obras surgió otro problema: la carta de navegación del Aeropuerto de Córdoba había caducado. Así, se optó por diseñar una nueva y no ha sido un proceso fácil. En la aproximación al Aeropuerto de Córdoba hay una base militar, Cerro Muriano, además de una enorme cantidad de viviendas. Tras años de trabajos técnicos, Enaire ha dado por concluido “el diseño de procedimientos de vuelo por instrumentos y espacios aéreos asociados”, según consta en una respuesta parlamentaria al diputado del PSOE Antonio Hurtado. De hecho, Enaire ha previsto presentar el próximo mes de enero “toda la documentación que contiene la propuesta de maniobras instrumentales de vuelo”, referida al Aeropuerto de Córdoba, “en la primera Ponencia de Navegación Aérea perteneciente a la Cidetma (Comisión Interministerial entre Defensa y Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), para su aprobación”.

Más obras

Las obras de la terminal concluirán, si no hay contratiempos, en el mes de mayo de 2022. Por tanto, ¿cuándo llegarán los vuelos comerciales? El Gobierno no ha querido aventurar una respuesta con un plazo que siempre se dilata en el tiempo (se trabajó con el horizonte 2018, algo que nunca se cumplió). Pero sí que esta vez ha querido ser prudente. El proyecto solo estaría pendiente de un informe de impacto ambiental, en el que ya se trabaja. Cuando esté listo y sea favorable, “la fecha de implantación podría situarse en el último trimestre de 2022”.

Es decir, habrían pasado 15 años desde que se proyectó la obra hasta que finalmente se pueda usar, ahora sí que sí, el Aeropuerto de Córdoba, siempre según la respuesta parlamentaria y las declaraciones del propio Gobierno de España.

“Con posterioridad a la obtención de las aprobaciones pertinentes, y antes de la puesta en servicio de estas maniobras, es necesaria la publicación de los nuevos procedimientos de vuelo en la Publicación de Información Aeronáutica (AIP)”, señala el Gobierno en su respuesta. Y esto es algo clave, ya que esto “tiene como beneficio el poder operar en el entorno del aeropuerto en condiciones meteorológicas de vuelo por instrumentos sin necesidad de disponer de referencias visuales externas por parte del piloto, hasta un punto donde el piloto decide si completar o abortar el aterrizaje”, señala el Ejecutivo. Y esto es algo que exigen las aerolíneas para poder operar en un aeropuerto “con una mayor seguridad y regularidad de las operaciones”.

Aena asegura que mantiene los contactos con las aerolíneas para ofrecer el Aeropuerto de Córdoba con el “fin de favorecer la creación de nuevas rutas aéreas, así como participar en encuentros especializados del sector”. Para ello, asegura, ha implantado “importantes incentivos comerciales y bonificaciones sobre las tarifas” con el objetivo de dar uso a instalaciones como las de Córdoba.

Etiquetas
stats