MEMORIA HISTÓRICA
Un acuerdo entre administraciones y dos años más en la eterna espera de las familias de los represaliados

Hallazgo en la fosa del cuadro la Virgen de los Dolores en el cementerio de la Salud

Este 11 de diciembre se cumplen dos años de la firma del protocolo entre las cuatro administraciones -Gobierno, Junta de Andalucía, Diputación Provincial y Ayuntamiento de Córdoba-, para llevar a cabo las tareas de exhumación de las fosas comunes de los cementerios cordobeses de La Salud y San Rafael, donde se calcula que hay más de 4.000 personas represaliadas tras el golpe de 1936 y el franquismo. Y dos años después, las familias de los represaliados siguen aún a la espera de que comiencen los trabajos para recuperar los restos de sus seres queridos, en una eterna espera que suma ya 86 años para poder darles digna sepultura.

Exhumación: la esperanza a pie de fosa 85 años después

Exhumación: la esperanza a pie de fosa 85 años después

Aquel día de diciembre de 2020, en la asociación de familiares de víctimas del franquismo Dejadnos Llorar se mostraban “agradecidos y emocionados” y confiaban en que las instituciones respondieran a la demanda de años de quienes buscan aún los restos de sus familiares. Hoy, dos años más sumados a su espera, siguen reivindicando que se agilice el proceso y se ejecute, para no alargar más su incertidumbre.

En este tiempo se han llevado a cabo distintos sondeos para ubicar las fosas que testimonios y documentos sitúaban en los cementerios de La Salud y en San Rafael. Y en ambos casos, el resultado ha sido positivo, hallando restos de personas represaliadas en 1936 y años posteriores, localizando así la ubicación exacta de las fosas en cada uno de los camposantos.

De un lado, en La Salud los trabajos de sondeo han concluido con el hallazgo de varias fosas en distintos cuadros del cementerio, entre ellos un enterramiento común de gran envergadura. De otro lado, en San Rafael, los expertos dieron finalmente con restos de varios cuerpos que alumbraban la ubicación de la fosa de este cementerio.

Mientras tanto, el protocolo firmado hace dos años se plasmó después en la asignación presupuestaria de las cuatro administraciones para ello, con 400.000 euros por cada una de las partes y una suma total de 1,6 millones de euros ya consignados. Y ese dinero se dirigió al Ayuntamiento de Córdoba, como administración ejecutora de los trabajos de exhumación en los cementerios de su propiedad.

En ese punto, el Consistorio ha sido el encargado de elaborar el pliego del contrato para licitarlo y adjudicar las tareas definitivamente a la empresa que gane el concurso. En septiembre pasado, el Ayuntamiento anunciaba la firma del decreto para iniciar el expediente que finalizara con la exhumación de los miles de represaliados que yacen en los cementerios.

Pero el retraso en esta tramitación ha hecho que el presupuesto consignado para este año 2022 por otras administraciones como la Diputación, haya tenido que ser destinado a otros proyectos de memoria histórica para no perder la ejecución de ese dinero en esta anualidad. Tanto desde la institución provincial como desde la propia asociación de familiares de víctimas del franquismo, Dejadnos Llorar, han reclamado en los últimos meses al Ayuntamiento mayor agilidad en la tramitación del contrato, su adjudicación y el inicio de las obras que permitan las exhumaciones.

El Ayuntamiento ha asegurado que la firma del contrato para las exhumaciones se hará antes de final de 2022 si bien, obviamente, ya será en 2023 cuando puedan iniciarse los trabajos y ello conllevará una reprogramación de las tareas y del compromiso económico de las cuatro administraciones.

Etiquetas
stats