Los restos de Soledad Donoso que faltaban siguen en Madrid

.
Los huesos de la joven presuntamente asesinada que no se entregaron a su familia siguen en los laboratorios de Toxicología

El triste suceso del miércoles ya tiene explicación. Los restos del cadáver de Soledad Donoso que no fueron entregados a la familia siguen en Madrid, en los laboratorios de Toxicología. Diario Córdoba avanza que así se lo comunicó ayer el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, a los allegados de la joven, presuntamente asesinada en 1992. Después de que cuerpo fuese exhumado en 2012, esta semana la familia se disponía darle de nuevo sepultura cuando se percató de que faltaba parte del osario.

Más de la mitad de los restos había desaparecido. “Nadie sabe dónde están, nadie nos lo aclara”, se quejaba amargamente el miércoles su hermana, María del Mar. “Nos han entregado dos cajas con dos fémures y un húmero. Y en la otra, algunas pertenencias de mi hermana”, señala María del Mar. “Pero queda mucho más. No está el cráneo ni el resto del brazo. No hay nada”, exclama. Indignada, la familia abandonó el camposanto rumbo al juzgado para pedir explicaciones.

“En el juzgado nos han tratado fatal, la magistrada del Juzgado de Instrucción 7 no nos ha querido atender y ha llegado a salir al pasillo para decirnos que la estábamos molestando”, criticaba la hermana de Soledad Donoso. “Nos ha dicho que ya investigarán lo que ha pasado pero que allí no saben nada”, terminó. Tampoco en la Policía Científica sabían decirles qué había podido ocurrir. Finalmente, los huesos seguían en sus dependencias de Madrid. La familia decidió presentar una denuncia por el trato recibido en la Audiencia de Córdoba.

La investigación judicial para esclarecer el presunto asesinato de la joven Soledad Donoso en 1992 se cerró en diciembre por segunda vez y de nuevo sin esclarecer. La Audiencia no estimó el recurso presentado por la familia Donoso al auto del Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba que en abril concluyó el sumario sin procesamiento. Ello significa que no se pudo acusar a nadie de la muerte de la joven, a pesar de que hacía un año se había imputado a un antiguo novio de la fallecida.

Etiquetas
stats