Piden 13 años a un padre por abusar durante tres años de su hija

Fachada de la Audiencia Provincial de Córdoba | MADERO CUBERO
El hombre, de 50 años, será juzgado a finales de mes en la Audiencia Provincial | La niña tenía entre 11 y 15 años

La Fiscalía Provincial de Córdoba solicita una pena de 13 años de cárcel para J. M. G. T., un hombre que está acusado de abusar sexualmente de su hija, menor de edad, al menos durante tres años. Según consta en el escrito de calificación, este hombre será juzgado por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba el próximo 29 de septiembre a partir de las 10:00.

Según el escrito, este hombre, de 50 años, que tiene antecedentes por conducir bajo los efectos del alcohol, está acusado de haber abusado de su hija entre los años 2006 y 2009. En esa época, la niña tenía entre 11 y 15 años. En 2009, la familia (compuesta por el hombre, su mujer y tres hijos) se separó. En 2012 la mujer se divorció del hombre.

Según relata el Ministerio fiscal en su escrito, en 2006 fue cuando comenzaron los abusos. Un día, mientras la niña, que entonces tenía 11 años, jugaba al escondite con su hermano, entró en el dormitorio de su padre. El hombre estaba desnudo sobre la cama y según la Fiscalía cuando vio a la niña comenzó a acariciarle el pecho y el pubis por encima de la ropa. Después, “el acusado ha realizado numerosos tocamientos e intentos de penetración vaginal a su hija, a la que pedía reiteradamente que no contara a nadie tales actos”.

La Fiscalía asegura que el hombre siguió abusando de la niña dos o tres veces por semana. Así, relata que cuando se encontraba sentado en un sillón y pasaba junto a él la niña, “la alzaba y la sentaba sobre sus muslos con las piernas abiertas frente a él, para oprimir a continuación con su pene erecto la zona vaginal de la pequeña”. El Ministerio fiscal prosigue que “en dos o tres ocasiones, aprovechando el acusado que en verano toda la familia solía dormir sobre colchones puestos sobre el suelo del salón, se aproximaba sigilosamente de noche a su hija y le introducía los dedos en la vagina”. En otra ocasión, trató de penetrarla por la espalda, sin lograrlo, siempre según la Fiscalía.

A consecuencia de estas agresiones, la niña subte un cuadro de trastorno ansioso-depresivo por el que viene recibiendo tratamiento médico.

La Fiscalía señala que durante este periodo el hombre ha realizado tocamientos a su otra hija, menor que la anterior (que entonces tenía entre siete y 11 años), aunque sin evidencia de que esta niña haya sufrido trastornos.

Los hechos son constitutivos de dos delitos continuados de abusos sexuales a menores. Por ello, la Fiscalía pide diez años de prisión por el primer delito y otros tres años por el segundo.

Etiquetas
stats