De tercia de vinos a casa hermandad

Restauración del edificio en Pasaje Saravia

Desde hace años, un edificio de la calle Saravia, en el corazón de la medina cordobesa, luce abandonado. Fue una antigua tercia de vinos, un hospital, una vivienda y ahora será una casa de hermandad.

Este mes de agosto ha entrado en vigor la modificación de la ficha urbanística del edificio de la calle Saravia número dos de Córdoba, a instancias de la iglesia de San Nicolás de la Villa, para la reordenación del edificio, la puesta en valor de sus estructuras y de los restos arqueológicos que se han encontrado en el inmueble.

El inicio de la modificación de la ficha es de 2017. Entonces, la parroquia, propietaria del inmueble, pidió cambiar los espacios del edificio, que se iba a convertir en casa de la Hermandad de La Sentencia. Se ha perdido edificabilidad, pero se ha ganado espacio común, para reconvertir un inmueble que atesora en su interior gran parte de la historia de la ciudad.

El edificio de la calle Saravia 2 tiene restos del siglo XVI. Entonces, se creó una congregación que dirigió un hospital dedicado a San Jacinto. El inmueble fue cedido por la hermandad de San Juan, San Simón y San Judas. Posteriormente, la congregación adquirió un terreno más amplio para trasladar el hospital de San Jacinto a la plaza de Capuchinos, donde actualmente está la residencia. Así, el edificio de la calle Saravia se vendió al Cabildo, que decidió destinar el inmueble a bodega. En concreto, la iglesia almancenaba allí los vinos procedentes de los diezmos. Cuando los diezmos concluyeron, el edificio fue vendido a un particular para vivienda.

Ahora, tras años de trámites, el inmueble tendrá una segunda vida. La hermandad restaurará la fachada y considera que una vez arreglado el edificio la ciudad tendrá un nuevo espacio patrimonial, ya que entre la calle Barroso y Saravia se han recuperado inmuebles históricos que llevaban décadas abandonados.

Etiquetas
stats