Cosmos plantea un ERE en su planta de Córdoba

Fábrica de Cosmos

Como era de esperar, la decisión de la multinacional Votorantim de cesar la fabricación de clínker en su planta de Cosmos en Córdoba se traducirá en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), tal y como han confirmado fuentes de la empresa y de los trabajadores.

En principio, se desconoce el número de trabajadores que tendrán que salir o ser trasladados a otros servicios de la multinacional. Este martes, la dirección de la compañía y los representantes de los trabajadores tuvieron una primera reunión en la que no se dio una cifra concreta sobre los empleados que tendrán que salir. Las partes se han emplazado para una nueva reunión este jueves, según las fuentes.

Actualmente, Cosmos tiene en Córdoba una plantilla de 49 personas. Para el futuro se plantean tres escenarios: trabajadores que se quedarán en la planta de Córdoba, empleados que serán reubicados y otros que saldrán y serán indemnizados. Los sindicatos intentan que las bajas de estos últimos sean voluntarias.

A partir del 2022, apenas saldrá humo de la gran chimenea del horno de la cementera Cosmos. La gran fábrica de Córdoba, enclavada en pleno casco urbano, dejará de producir clínker por los altos costes energéticos que supone encender un horno y calentarlo a unos 1.400 grados. 

Fuentes de la compañía sostienen la decisión en una doble razón: los costes energéticos y los ambientales. El horno en Córdoba se alimenta de un derivado del petróleo y también de electricidad. El 60% de los costes de producción del clínker se van a la energía, que han incrementado su factura de manera más que notable en los últimos meses. Además, la descarbonización de la economía y las nuevas normativas ambientales hacen que a futuro sea inviable el sistema de producción de la cementera en Córdoba.

El clínker es un material necesario para la fabricación del cemento. Para producirlo, en una cementera como es Cosmos se introduce en el horno una serie de materias primas (piedras, calizas...) que se muelen, se mezclan y se queman a 1.400 grados. Una vez enfriadas, se vuelven a moler, se mezclan con otros productos y se fabrica el cemento. A partir de ahora, Votorantim tiene previsto trasladar la producción de clínker a la fábrica que acaba de comprar en Badajoz.

El horno de Córdoba no se apagará del todo, confirman fuentes de la empresa, pero sí que se encenderá muy poco, mucho menos que ahora. La fábrica cordobesa tampoco dejará de funcionar. En Cosmos se seguirá produciendo cemento y el proceso de molienda se mantendrá, pero desaparecerá una de sus grandes actividades. Votorantim ya se ha puesto en contacto con sus clientes y les ha anunciado que seguirán siendo abastecidos de cemento desde Córdoba como hasta ahora.

Etiquetas
stats