Investigan la asistencia a misas a puerta cerrada en Puente Genil, Albendín y El Carpio

Nazarenos que asistieron a la misa en Puente Genil | GRUPO COMUNICA

Tres pueblos distintos y tres misas sospechosas, con más de una sanción bastante probable. Los párrocos de algunas localidades, junto con los más devotos fieles, han decidido obviar el estado de alarma que obliga el confinamiento para evitar la propagación del coronavirus para ofrecer misas, en muchos casos “a puerta cerrada”, pero en las que se ha permitido el acceso a personas.

Es el caso de la que ha tenido lugar este lunes en la Iglesia de San José de Puente Genil. La Policía Local de la localidad ya ha incoado expediente para que la Subdelegación del Gobierno estime sancionar a las personas que se saltaron la orden de confinamiento para asistir a la misa que ha ofrecido el párroco de la localidad y que fue grabada por la televisión municipal para su posterior emisión.

Se trata, según han informado fuentes del Ayuntamiento, de una misa que se hace todos los lunes santos por la mañana, antes de procesionar por la tarde. Lo que ocurre es que, a pesar del estado de alarma, varios miembros -“de cuatro a seis personas”- de la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Santa Cena y la Virgen del Amor se presentaron en la eucaristía y ahora podrían ser sancionados por ello. Los comentarios en contra de lo ocurrido han sido numerosos en una localidad, la de Puente Genil, en la que han fallecido tres personas por coronavirus.

Otro caso similar ha ocurrido en Albendín. La Policía Local de Baena ha acudido a ponerle fin a una misa celebrada a puerta cerrada en la Parroquia Santa María. Los hechos han ocurrido este domingo de ramos, según han informado fuentes presenciales y ha confirmado el alcalde de esta pedanía, José Antonio García Álvarez.

Según indican varios vecinos, el cura de la localidad decidió el pasado domingo obviar el estado de alarma y la orden de confinamiento para ofrecer una eucaristía con algunos fieles a puerta cerrada y que acabó cuando se presentó en el lugar la Policía Local de Baena para ponerle fin al rito.

El alcalde de Albendín reconoce que el párroco de la localidad le había transmitido su intención de celebrar la misa a puerta cerrada, si bien desconoce si a ella acudieron algunos vecinos, como señalan varias fuentes consultadas.

“Cuando decidimos suspender la Semana Santa, se determinó la suspensión de todos los actos, incluida cualquier misa”, señala José Antonio García, que tampoco sabe a ciencia cierta si la Policía ha abierto expediente sancionador.

Finalmente, en El Carpio, es la Guardia Civil la que investiga una eucaristía ofrecida por el párroco de la localidad y a la que habrían asistido unas quince personas, según informan diversos medios provinciales. Las imágenes, que se han difundido por Whatsapp, muestran al cura dando la eucaristía.

Etiquetas
stats