Un grupo empresarial que aspiraba a explotar la Parcela del Canal denuncia la “dejadez” de la GMU

Pasillos de la Gerencia Municipal de Urbanismo | MADERO CUBERO

El grupo empresarial formado por Construcciones Antonio Luque Fernández S.A, Canval Empresa Constructora y Aira Sport y que constituyen el grupo promotor Sinergia, han denunciado públicamente a través de un comunicado de prensa “su inquietud” ante una situación que consideran “irregular, en tiempo y forma” sobre el proceso de licitación de contrato de obra pública en el equipamiento deportivo de la calle Teruel en el Brillante.

Sinergia expone que, con fecha 5 de mayo de 2017, presentó ante la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) la solicitud de inicio de procedimiento de licitación para la adjudicación del contrato de concesión de implantación de un equipamiento deportivo en la parcela de El Canal “cumpliendo con los requisitos que, entonces y hasta ahora, establece la Ley de Contratos del Sector Público”. Con la presentación del escrito del grupo promotor, la Gerencia Municipal de Urbanismo tenía un plazo máximo de hasta seis para haberlo elevado al Consejo Rector, según la nota de prensa, y haber notificado la decisión de tramitarlo o no. Durante el trascurso de estos seis meses establecidos como plazo legal para la contestación desde la presentación del proyecto por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo, y sin haber tenido respuesta alguna, la promotora conocía que su iniciativa había llegado a oídos de otras dos constructoras que presentaron dos propuestas más respectivamente, señalan.

Uno de los proyectos es presentado dos meses después y el otro, cuatro meses más tarde. Por eso, la promotora constituida por Construcciones Antonio Luque Fernández S.A, Canval Empresa Constructora y Aira Sport denuncia que, en ese instante, “el correcto proceder de la administración tendría que haber sido la admisión a trámite de la solicitud, su publicidad y su publicación en los boletines oficiales, e incluso en el Diario Oficial de la Unión Europea al ser una iniciativa cuya inversión supera los 13 millones de euros, a lo que, sin embargo, hizo caso omiso”.

“La sorpresa de la promotora fue mayúscula cuando nueve meses después de multitud de trámites y conversaciones para orientar la correcta consecución y perfeccionamiento de la solicitud, y habiendo intuido en todo momento el beneplácito de la Gerencia, recibe la desestimación por parte del Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que con fecha del 24 de enero de 2018 procede a la no admisión de la propuesta presentada, ya que, según la entidad pública, es necesario previamente determinar el modelo urbanístico y programa funcional a implantar en coordinación con el IMDECO, distintas áreas municipales y colectivos sociales implicados”, añadiendo, que será la propia Gerencia la que inicie el procedimiento de concesión de obra pública.

Pero, transcurridos todos estos meses hasta la fecha actual, “no solo no se ha convocado, sino que tampoco se ha terminado ni, tan siquiera, el pliego de condiciones básicas con los requisitos para licitar”, según atestiguan los representantes del grupo promotor en su comunicado.

Según los portavoces de Sinergia, “es una pena que un grupo de empresarios, con ganas de hacer una inversión muy fuerte en Córdoba y con idea de dotar a la ciudad de un equipamiento deportivo, no puedan llevar a cabo un proyecto de esta envergadura porque la administración esté, por un lado, perjudicando la iniciativa privada de un contrato de colaboración público privada; y por otro, dañando con ello los potenciales beneficios que, para los vecinos de la zona y el resto de los cordobeses, tendría una instalación para uso deportivo y actividades de tiempo libre, además de una residencia para mayores y otras múltiples actividades en una zona que lleva 26 años sometida a una completa dejadez”.

Sinergia defiende que la inadmisión de su propuesta no se ha basado en errores ni en la falta de rigor de la documentación presentada por la promotora, sino en la falta de actuación de la propia administración. El grupo promotor pone en cuestión “la buena fe de la GMU ya que ni siquiera contrasta la oferta con los departamentos competentes en esta materia en este tipo de iniciativas, como los técnicos propios o los del IMDECO, perjudicando la propuesta de Sinergio, motivo que esperan no sea para abrir paso a otros grupos inversores cuyos intereses sean más afines, ya que la difusión de su propuesta ha propiciado la presentación de sendas iniciativas con posterioridad, atentando contra los principios que rigen en el Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales que recientemente está siendo impulsado por el Consejo de Ministros para reforzar la seguridad jurídica, fundamental en las licitaciones administrativas como esta”.

Etiquetas
stats