Ecologistas en Acción denuncia la “destrucción” del río Guadajoz en unas obras de la Confederación

La zona denuncia con la retroexcavadora.

Ecologistas en Acción ha denunciado a través de una nota de prensa a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por las obras que está realizando en el río Guadajoz. “Nuevamente es la Administración del Estado, dependiente de su Ministerio para la Transición Ecológica y el

Reto Demográfico, quien pretende llevar a cabo

la desforestación de unos quinientos metros en ambas orillas del Río Guadajoz aguas abajo de Castro del Río, en el paraje del Camino del Sendajo“, asegura el colectivo. Ecologistas denuncia que han sido

arrasados más de cien metros

por maquinaria pesada.

Además, detallan que el pasado 11 de octubre agentes de medio ambiente paralizaron la actuación y procedieron a la denuncia de los hechos. “A fecha de hoy continúa la destrucción de la vegetación de ribera con una retroexcavadora de grandes dimensiones en mitad del agua”, señalan.

Desde Ecologistas en Acción “ya hemos enviado un escrito de protesta al secretario de Estado de Medio Ambiente, instándole para que intervenga en este asunto. Es incomprensible este tipo de actuaciones sin ninguna justificación en zonas de máxima erosión. Hasta el momento no tenemos conocimiento que exista un proyecto técnico ni un estudio de impacto ambiental que justifique estas obras”, exponen.

Los bosques de galería, como también se llaman a los sotos, son formaciones forestales encontradas a lo largo de cursos de agua, cuya función es proteger a los ríos, lo que influye en la calidad del agua, en el mantenimiento del ciclo hidrológico en las cuencas hidrográficas y evita el proceso de erosión de las márgenes de los ríos. “Son de vital importancia para la conservación de la fauna en una zona donde el 93% del territorio se dedica a la agricultura, y para la mitigar el cambio climático”, relatan.

“Parece que estos episodios se están volviendo comunes en nuestra provincia.

Si esta pasada primavera era Sevillana-Endesa quien destruía una hectárea de soto, bajo una línea eléctrica de alta tensión en plena época de reproducción de especies protegidas, con la excusa de evitar incendios forestales en los encuentros de los ríos Guadajoz y Marbella. La semana pasada también era arrasada con

maquinaria pesada la vegetación fluvial del arroyo Salado en Santaella

en su encuentro con la carretera A-386

y en otros puntos visibles de esa carretera“, insisten.

Etiquetas
stats