Córdoba, primera capital de Andalucía que aprueba sus presupuestos

La alcaldesa saluda al portavoz del PP José María Bellido | MADERO CUBERO

Córdoba se ha convertido en la primera capital de provincia de Andalucía que logra aprobar, inicialmente, sus presupuestos para el ejercicio de 2017. PSOE, IU y Ganemos se han puesto de acuerdo para darle el visto bueno a unas cuentas que han tenido el rechazo de los tres partidos de la oposición: PP, Ciudadanos y UCOR. Los portavoces del cogobierno han incidido en que la ciudad es la primera andaluza, pese a su difícil equilibrio de fuerzas, en tener aprobadas las cuentas, pese a que no tuvieron el beneplácito de Ganemos hasta la tarde de este mismo lunes, cuando firmaron un documento de nueve páginas.

El debate entre los grupos, el previsto. El PP, a través de su portavoz, José María Bellido, denunció que se pone en riesgo “la estabilidad presupuestaria”. Ciudadanos, por medio del concejal David Dorado, detalló que no han “obtenido ninguna comunicación por parte del equipo de gobierno” a sus enmiendas y también tienen dudas del cumplimiento de la estabilidad presupuestaria. Por su parte, el portavoz del grupo mixto, Rafael Carlos Serrano, afeó que es “un presupuesto de una parte de Córdoba” al no incluir el apoyo unánime del resto de formaciones.

En cambio, el cogobierno sacó pecho. Tanto PSOE como IU destacaron que Córdoba es “la primera capital de Andalucía con presupuestos”, pese a que hay otras ciudades con mayorías más fáciles como Granada (donde gobierna el PSOE con el apoyo de Ciudadanos), Málaga (el PP también necesita el visto bueno de Ciudadanos) o Almería (en la misma circunstancia). Más difícil parece el acuerdo en Cádiz, donde Podemos no cuenta con el respaldo ni del PSOE ni, por supuesto, del PP.

El PP presentó una batería de enmiendas, además de una enmienda a la totalidad, que fue rechazada por el PSOE, IU y Ganemos. Además, Bellido insistió en que las cuentas ponían en riesgo la “estabilidad presupuestaria”, volviendo al debate sobre el cumplimiento de la “regla de gasto” y denunciando además que se presenten “tarde”, ya iniciado el año 2017. Los populares volvieron a criticar la “falta de modelo” y que el presupuesto se haya realizado solo para una parte de la ciudad, la que representan los tres grupos de la izquierda. “Estos presupuestos se basan más en la propaganda y el marketing porque detrás del discurso no hay nada más que vacío”, dijo Bellido. “Como no nos gustan las reglas fiscales, las desprestigiamos. Esto nos va a llevar a los problemas que había en el mandato 2007-2011 y a un nuevo plan económico financiero”, criticó.

La concejala de Hacienda, Alba Doblas (IU), rechazó el debate sobre la regla de gasto, al considerar este patrón de control financiero como “un invento de la mayoría absoluta del PP que no tiene ningún sentido” y que los populares “en minoría ahora quieren cambiar”. “La regla de gasto no es nada”, sostuvo. Aparte, destacó, como ya hiciera este lunes la alcaldesa, el carácter social del presupuesto y el aumento de la inversión. “Existen lógicas divergencias por parte del PP, más preocupado por regla de gasto y datos presupuestarios imprecisos”, criticó.

El partido decisivo para que salieran adelante las cuentas, Ganemos, no ocultaba su satisfacción. “Las negociaciones han dado muy buen resultado”, insistía el concejal Alberto de los Ríos, que resumía en palabras sus aportaciones a los presupuestos del 2017: “Transparencia, sostenibilidad, justicia, cuidados, ecología, cultura, memoria y participación”. “Seguimos vigilantes”, advirtió. “No queremos ser Casandra, ver venir los desastres y el fin de Troya, sino aquella musa Clío que tejía y tejía”, concluyó.

El PSOE quiso centrar el debate en “la política” y no en disquisiciones sobre “la regla de gasto”. El viceportavoz, Emilio Aumente, insistió en que “la izquierda llega a acuerdos” y que este es “un magnífico presupuesto”. Aumente se enfrentó directamente al portavoz del PP, José María Bellido, con quien ya debatió en el mandato anterior cuando era concejal de Hacienda. Así, insistió en que “la regla de gasto” es un instrumento del Gobierno para “atornillarnos y asfixiarnos a los ayuntamientos”, que son los únicos que “cumplen con el déficit” al contrario que el Gobierno cuando “prestamos el 90% de los servicios a los ciudadanos”. “Somos municipalistas, defendamos a los ayuntamientos”, concluyó, al tiempo que arguyó que es “el PP el que no tiene modelo”.

El debate concluyó en prácticamente un cuerpo a cuerpo entre el PP y el cogobierno. Bellido afeó al PSOE que estuviera perdiendo su “centralidad” escorándose a la izquierda, Aumente planteó que el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lo es “por lo que lo es” (la abstención de los socialistas) e IU atacó a los populares por tratar de “gobernar para el 1% de la población”. Más allá, argumentos ya sostenidos y repetidos durante el mes largo de negociación de los presupuestos.

En cuanto a las enmiendas, se rechazó a la totalidad presentada por el PP y las nueve presentadas por Ciudadanos con votos idénticos de PSOE, IU y Ganemos. Lo mismo ocurrió con las siete enmiendas del grupo mixto (UCOR), que recibió el apoyo de Ciudadanos y el PP. Mientras, la agrupación de Ganemos presentó un total de 14 enmiendas. Como era previsible salieron adelante gracias a los votos de PSOE e IU. El PP, Ciudadanos y UCOR votaron, en bloque, en contra. Las últimas enmiendas en votarse fueron las 19 del PP, que fueron rechazadas, también en bloque, por PSOE, IU y Ganemos. Dos horas y media después del inicio del debate, el proyecto de presupuestos para el 2017 fue aprobado.

Etiquetas
stats