El consejero de Salud pide “paciencia” y anuncia una viceconsejera “que está hoy de guardia”

El consejero, este viernes en el Reina Sofía | ÁLEX GALLEGOS

El nuevo consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha pedido este viernes “paciencia” para que se noten en la sanidad pública andaluza, por la que asegura apostar, los efectos del “cambio” prometido en campaña electoral por el PP-A, y que conlleva que sean profesionales quienes la dirijan, destacando, en este sentido, que contará con una viceconsejera que “hoy tiene guardia”.

En declaraciones a los periodistas en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, al que Aguirre estuvo vinculado en sus inicios como médico y que este viernes ha definido como “buque insignia de la sanidad en Córdoba” y también en Andalucía, el nuevo consejero ha dicho que ahora “es muchísima la responsabilidad” que asume, aunque, afortunadamente, cuenta con “un equipo magnífico”, que es “el que ha estado llevando el programa electoral del PP durante estos últimos siete años”.

Dicho equipo, según ha afirmado, constituirá su “espina dorsal” en pos de “unos logros que redunden de forma positiva en la sanidad de todos los andaluces”, si bien ha aclarado que “ese equipo necesita”, tras su nombramiento, “un tiempo para irle tomando el pulso a este mastodonte que es la sanidad pública andaluza”, que tiene “105.000 trabajadores”, una cifra ésta que, cuando la conoció, le dejó “anonadado”.

De modo que, “poco a poco, con voluntad, con mucho trabajo y con mucho esfuerzo”, se intentará “transmitir un nuevo modelo de gestión, una nueva forma de llevar la sanidad”, para lograr “un nuevo cambio” que espera que, “con el tiempo, se vea y sea una realidad”, y eso, “en sanidad”, conlleva que sean “los pacientes y los profesionales los que noten esos pequeños cambios o esos cambios grandes, que redunden de forma muy positiva en la sanidad de todos los andaluces”.

Auditoría

En cualquier caso, “lo primero” que hará Aguirre, al igual que se hará también en el resto de consejerías de la Junta, es llevar a cabo “una auditoría” en la Consejería de Salud, “para saber la realidad de todos los trabajadores que hay dentro del sistema sanitario público”, junto con “una auditoría de funcionamiento de cada uno de los centros” sanitarios “y hospitales” andaluces.

El objetivo, en este segundo caso, es conocer “si están optimizados todos los recursos públicos en beneficio de los ciudadanos, como así pretendemos”, en lo referido, “tanto a los medios diagnósticos, como en medios quirúrgicos”, pues éste “sería uno de los puntos importantes para disminuir las listas de espera”.

Junto a ello, Aguirre ha anunciado que se hará “una valoración de infraestructuras” sanitarias, en cuanto “a la inversión que se está haciendo y la que se va a hacer” en las mismas, pues hay que “buscar”, en primer lugar, “que no tengan un componente político”, es decir, que en su diseño “los profesionales hayan participado activamente” y que, además, dichas infraestructuras “sean eficientes”, sin depender de quién es “alcalde” en un determinado municipio, de modo que “la inversión” y el “mantenimiento” de la misma respondan a “una necesidad de la población”.

En consecuencia, según ha subrayado, queda “un arduo trabajo por delante” y, ante ello, lo que pide Aguirre es “paciencia”, ya que “esto tiene sus pasos” a seguir, pues será preciso “cambiar muchos decretos, muchas leyes y muchas actitudes, pero al final conseguiremos mejorar la calidad” de la sanidad pública y “humanizarla al máximo”, para poder “mirar al paciente a los ojos” y que los profesionales sientan que “su empresa (el SAS) es su amiga”, razón por la que se intentará “la máxima eficiencia”, teniendo en cuenta que “los recursos públicos son finitos”.

Mejorar sueldos

En cuanto a la promesa electoral del PP-A de equiparar los sueldos de los profesionales sanitarios andaluces a los de otras comunidades autónomas, Aguirre ha señalado que ese es el objetivo, tras recordar que Andalucía sufre “una fuga de batas blancas (médicos y enfermeros), que se han ido a otras comunidades sencillamente porque las condiciones laborales y económicas eran mejores”.

Por eso, según ha explicado, hay que “fidelizar” a los médicos y enfermeros, para que se queden en Andalucía, y para eso, según ha subrayado, hay que “nivelarlos”, en cuanto a condiciones laborales y salariales, con los de otras comunidades autónomas.

Ello y todo lo anterior avanzado por Aguirre se llevará a cabo, según ha indicado, en el marco de un modelo, que asume el nuevo Gobierno andaluz, de “una sanidad pública, universal y con asistencia sanitaria gratuita y de calidad”, pero teniendo claro que “la sanidad pública nos cuesta a todos los andaluces 9.600 millones de euros” al año, es decir, que no sale gratis, pero, según ha insistido, “la que sí es gratuita es la asistencia sanitaria”.

Nueva viceconsejera

Por otro lado, Aguirre ha anunciado que en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía que este sábado se celebrará en Antequera (Málaga), se nombrará a la que será la nueva viceconsejera de Salud, cuyo nombre no ha querido desvelar, si bien ya ha hablado con ella y le ha recomendado que descanse lo que pueda, teniendo en cuenta que es una profesional sanitaria y que “hoy tiene guardia”.

A este respecto, el nuevo consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha asegurado que su número dos “es una mujer muy cualificada y muy preparada, desde el punto de vista profesional”, y también “desde el punto de vista político”, añadiendo Aguirre que el resto del equipo que tendrá la Consejería que él encabeza “es muy profesional y de muchas categorías” distintas.

Etiquetas
stats