Un clan familiar que vendía droga en Las Palmeras acepta una pena de 21 años de cárcel

Un policía en uno de los registros en Las Palmeras | ÁLEX GALLEGOS

21 años de cárcel. Esa es la pena que han aceptado seis de los diez detenidos en el año 2016 en Las Palmeras, tras una operación de la Policía Nacional que logró desmantelar un importante punto de venta de droga. Según ha podido saber este periódico, los acusados han aceptado esta pena de cárcel a cambio de reconocer los hechos y ser librados de delitos de posesión de armas, de los que estaban acusados. Cuatro de los arrestados entonces finalmente han quedado sin cargos y hay un séptimo implicado que ha sido condenado en rebeldía y al que se le está buscando.

Este jueves, los procesados han alcanzado la conformidad con la Fiscalía antes de que arrancase un juicio que se iba a desarrollar durante varios días en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba. En el juicio se iban a sentar siete personas, acusados de los delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas. Algunos estaban acusados a penas de más de diez años de cárcel.

Finalmente, el responsable de este clan familiar y considerado cabecilla del grupo le ha sido impuesta una pena de cinco años de cárcel por tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Uno de los acusados ha sido condenado a tres años y seis meses de prisión (el único con delito de tenencia ilícita de armas), a otros dos a tres años de cárcel por tráfico de drogas, un quinto a solo dos años de prisión, y a otros dos a penas de tres y dos años de cárcel; ademñas hay una persona en busca y captura.

Todo este clan fue arrestado en 2016 tras varios registros policiales en diferentes puntos de la ciudad, aunque principalmente en Las Palmeras. En concreto, la intervención se centró en los bloques 8 y 12 del patio Pico Mulhacén. En los registros se intervinieron varias armas de fuego, dinero en efectivo y droga valorada en más de 50.000 euros. La droga era principalmente cocaína y marihuana, aunque también fue interceptada heroína.

Según consta en la calificación, asumida por los arrestados, el cabecilla del clan usaba varios domicilios para evitar levantar sospechas. Así, iba guardando por diferentes casas la droga y el dinero. Además, según la acusación, habría usado testaferros para invertir en vehículos de alta gama el dinero que lograba de la venta de droga.

Etiquetas
stats