La primavera de Lisboa

Mil mundos bullen en Lisboa, clavel de primaveras. Mezcla de culturas. Rutas de shopping que nada envidian a las de otras capitales. Sabor luso. Vértigo en los puentes sobre el Tajo. América al otro lado. Azulejos y ropa tendida en las fachadas. Bohemia y señorial riqueza. Vanguardia chic, decoración y diseño. Turismo millennial de mochila y bicicleta. Ecos británicos, africanos, brasileños, orientales… Cultura en todas sus declinaciones. Imprescindible Museo Calouste Gulbenkian : monasterio, palacio, plegaria de piedra. Dulce Torre de Belén. Pasa el tranvía hacia los barrios altos. Se divisa la Plaza del Comercio. El elevador de Santa Justa es un hilván de hierro entre La Baixa y El Chiado. Suenan fados de Amália Rodrigues desde un coche antiguo de promoción cultural. Huellas del histórico terremoto. Lisboa: balcón atlántico; Oceanario sin par; Estadio del Benfica; metrópolis, cálida casa.

La ciudad de Pessoa me ha enamorado para siempre. El poeta y la ciudad se funden y mutuamente se alimentan. Una fugaz intuición susurra a mi oído que acaso necesite tantas visitas como heterónimos tuvo Pessoa para saciar esta pasión lisboeta que llama a volver y volver. ¿Cuándo? Cualquier fin de semana, las próximas vacaciones. O ya: chascar los dedos y salir de compras por las calles que frecuentaba Ricardo Reis.

Se puede decir que hacer compras en Lisboa es un placer singular. Faltan días, paseos para descubrir a cada paso. Pero si hay que poner algo de orden con vistas a una escapada breve donde lo fundamental es conocer la ciudad y saborear lo importante, se pueden trazar algunas rutas, agrupar tipos de establecimientos, mencionar alguno curioso, incluir tiendas especializadas en productos típicos, y dar un salto imprescindible a Sintra, con su Palacio Da Pena y la Quinta de Regaleira, y por qué no a Cascais.

Vayan algunas propuestas:

Factorías de moda y cultura

Una zona industrial recuperada para la creación y el emprendimiento, con tiendas y energía colaborativa es LXFactory 

Un palaciego concept store

Un palacio abierto a todo lo mejor en un lugar único es la Embaixada 

Centros comerciales a lo grande

Centro Comercial Vasco de Gama, Centro Comercial Colombo y Centro Comercial Amoeiras, entre otros.

Vintage: perfumería Alceste y guantería Ulisses

Comercios detenidos en el tiempo como las esencias de la Alceste Perfumaria (rua da Conceição 85/ sin FB ni otras RSS) y los delicados y artesanales trabajos de la guantería Ulisses.

Librerías

Ler Devagar –para leer despacio, que no "des-pa-cito"–  y Librería Bertrand, entre muchas otras, de la ciudad de Pessoa.

Bulevar del lujo

Avenida de la Liberdade, como unos Campos Elíseos, con todas las grandes marcas internacionales.

A Vida Portuguesa

Una dirección fundamental para deleitarse con productos genuinos, de calidad y preciosamente envueltos (http://www.avidaportuguesa.com). Recuerdos con un sello autóctono muy especial.

Bolsos

Por diseño y calidad, los bolsos y los complementos de Muu deberían estar accesibles por esta otra parte de la península ibérica.

Moda de baño

Existen firmas de baño que están a la última en diseño y materiales, entre ellas: Latitid.

Restaurantes y tiendas de los museos

Los museos lisboetas dejan un dulce sabor de boca. El Museo de Oriente posee colecciones y exposiciones temporales de gran interés. Un regalo del cielo es reservar para su bufé con unas vistas inigualables. Por otro lado, los jardines del Gulbenkian y las mesas al aire libre de su cafetería son una opción excelente para un café o el almuerzo. Y las tiendas de todos ellos, incluidas las del Monasterio de San Jerónimo en Lisboa o la del Palacio da Pena en Sintra, ofrecen catálogos, piezas, recuerdos y detalles de gran calidad.

Joyas (brillan nuevos talentos)

HLC Jewellery, Inês Telles y Valérie Lachuer, por citar algunos.

Objetos y complementos de corcho

Bolsos y diseño en Pelcor.

Belleza y productos para el baño

Claus Porto es una firma clásica de jabones y aguas de colonia y lo suyo es regresar con algo de su oferta en el neceser. También son perfectas para usar y regalar las cremas de manos de Besâmor, disponible en Perfumes Companhia.

Café para tomar y para comprar

A brasileira y A Carioca.

El cabaret y las pizzas del Chef

Jose Avillez.

Enoteca

Los vinos portugueses valen realmente la pena y cuidan este patrimonio en restaurantes y espacios gourmetet como las enotecas.

Mercado Gastronómico Time Out

Un espacio que deja con la boca abierta, donde se abre el apetito y se gasta con gusto lo que se lleva en la billetera es el Mercado Gastronómico Time Out.

 

Lisboa es para volver y volver. Y en el camino de regreso es muy, muy recomendable parar en Évora y comer en el Restaurante Fialho.

 

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
22 de abril de 2017 - 13:00 h