Fracas

.

Como el corazón que se acelera en galopante latido y solamente nota quien, así, gozosamente, sufre el azoramiento del amor, Fracas (en francés, tumulto, alborto, escándalo, aplicado también a las pulsaciones) es un perfume secreto, glorioso, aún minoritario, de la clásica firma Robert Piguet.

La genial y rompedora perfumista Germaine Cellier (1909-1976) creó en 1948, para la casa Robert Piguet, esta pieza maestra de la perfumística, con la tuberosa o nardo como centro y contrapunto. El misterioso y deseado Fracas llegó a mis oídos a través de las listas de fragancias vintage más codiciadas en los circuitos niche. Hace años, en una perfumería de Roma, pude olerlo y me conjuré para comprarlo algún día, porque la leyenda tenía fundamento.

Enseguida se descubre que era el perfume de Marlene Dietrich y nada más probarlo, perfectamente se entiende el motivo de que el ángel azul se envolviera en la fragancia mítica de Piguet, de tuberosa carnal y elegancia cristalina, pues nada en el perfume resulta abrumador o pesado, sino intrigante, exquisito y atrayente.

Fracas fue reformulado con éxito en 1996. Y tras la compra de la firma Robert Piguet por capital de EE.UU., su renacimiento absoluto ha llegado con la fabricación francesa. Un made in france cuenta mucho en prestigio y para conquistar mercados en el disputado mundo del perfume. Lo cierto es que Fracas hoy, en 2018, es una obra redonda que vale lo que cuesta.

En espacios de perfumería selectiva o niche (Le Secret du Marais, Regia o Notino.es), cuando busquemos Fracas hay que tener en cuenta que existe una versión más joven del mismo llamada Petit Fracas (2012), más frutal pero distinta al emblemático.

Fracas puede provocar una curiosa admiración, porque no siempre un perfume tiene tanta personalidad, recoge la frescura carnal y lechosa de los nardos, y posee una filigrana de matices, contrapuntos de melocotón y escalas olfativas que perduran con delicadeza.

Cuando llevándolo me han preguntado a qué olía, he desvelado que se trata de Fracas, una palabra francesa que nada tiene que ver con el fracaso, sino con el corazón agitado y el tumulto ventricular del amor. Aciertas y no quieres cambiar.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
31 de marzo de 2018 - 03:48 h