El discreto encanto de la fiscalía

Al día siguiente hay que madrugar. Un juicio a las 9,15. Pongo dos despertadores, uno a las 7,20 y otro a las 7,40. Así me aseguro veinte minutos de duermevela…ahora estoy en comisaría, asistiendo a mi cliente en una rueda de reconocimiento. Tas la vitrina están el presunto delincuente, Manolete, Adrien Brody y el cantante de Ketama. A su modo, todos son criminales. Mi cliente no lo ve claro. "Ahora poneros de perfil", grita un policía. Me siento ridículo, me doy cuenta que estoy desnudo y en mi mano izquierda sostengo un maletín negro muy pesado de polipiel. Despierto sobresaltado. Tranquilízate, Ravo, es sólo un sueño…

DREAM POP. Sueño pop. El origen de este sonido hay que encontrarlo en Coucteau Twins. El auge del movimiento, a principios de los noventa. Paisajes oníricos, ruidos ensoñadores, y todo ese tipo de adjetivos. Galaxy 500 y Mazzy Start. Belly.

Éstos eran My Bloody Valentine, grupo con serio transtorno de bipolaridad. A los momentos suaves siguen furibundos ataques de electricidad. También se les tildó de sohegazers ( donde shoe=zapato, y gaze= mirar fijamente algo). No levantan la vista de su instrumento.

La clasificación actual del Dream Pop está encabezada por Beach House. El grupo cordobésmente conocido como "piso en Fuengirola" está viviendo su momento de victoria. Victoria Legrand y Alex Scally son sus miembros. Su disco del 1012 es el inmenso "Bloom".

…ahora estoy en los pasillos del juzgado. Llevamos allí cerca de diez horas. Mi cliente tiene un aspecto entre Luis Aguilé y el que comía hamburguesas en los tebeos de Popeye. "La chatunga tiene algo que me gusta", me susurra al oido, al ver pasar a la fiscal. La situación se vuelve insoportable. Me vuelvo a despertar sobresaltado, esta vez con el tiempo justo de levantarme, vestirme, y coger mi maletín negro muy pesado de polipiel.

Etiquetas
Publicado el
3 de febrero de 2013 - 07:00 h