Proletarios del mundo, peleáos

Voy a escribir una obviedad: jamás de los jamases desde la Transición la izquierda española se ha presentado tan dividida y con tanta rencillas entre sí a unas elecciones como ocurrirá el próximo 24 de mayo. En Córdoba, Izquierda Unida y PSOE siempre fueron muy distintos, pero a la hora de la verdad hacían de tripas corazón, se sentaban y alcanzaban acuerdos de gobierno, salvo en 1995, que permitió al PP gobernar por primera vez en el municipio. Pero ahora, 20 años después, la izquierda cordobesa se presenta a las elecciones más enfrentada que nunca y por tanto hace casi imposible una alianza de gobierno alternativa al PP.

Los populares dan por hecho que seguirán gobernando otros cuatro años más en Córdoba sin necesidad de superar la mayoría absoluta. Hasta ahora, con la excepción de 1995, el PP necesitaba conseguir 15 o más concejales para poder gobernar el Ayuntamiento. Si IU y PSOE sumaban más de 15, lo tenían imposible. Hasta ahora.

Lo que ocurra el 24 de mayo sigue siendo una incógnita, pero una cosa parece clara: ningún partido tendrá mayoría absoluta. También que las posturas de cada formación están más enconadas que nunca. Nadie parece cerca de nadie ni, a priori, se adivina ningún pacto de gobierno. Tras la ruptura del gobierno de la Junta entre el PSOE e IU estas dos formaciones se han atizado políticamente de lo lindo en los últimos meses. Los dos candidatos a la Alcaldía, Isabel Ambrosio y Pedro García, han compartido gobierno también en Córdoba, en la Delegación Provincial de la Junta. Y tras su última experiencia, tampoco se vislumbran como socios de un futuro de gobierno en el Ayuntamiento.

La novedad, y la incógnita, está en la agrupación de electores de Ganemos Córdoba, muy crítica con todos los partidos. La socialista Ambrosio ya ha planteado que ve muy complicado tenerlos como socios de gobierno. IU no esconde sus ataques a una agrupación de electores a los que acusa de no haber querido nunca la unidad popular y que siente que los excluyó. Ganemos es una formación asamblearia, que depositará su política de alianzas en las decisiones que tome el colectivo y que al ser tan heterogéneo se antoja también muy complicadas.

Más allá de todo eso están las matemáticas y ver si entre tres partidos se consiguen sumar los 15 concejales de la mayoría absoluta, algo que algunas encuestas ven bastante complicado. Para hacerlo, parece, se necesitaría también la suma de los concejales que consiga Ciudadanos, teniendo en cuenta que el que proponga cualquier mínimo principio de acuerdo con UCOR estará firmando su sentencia de muerte política.

¿Sigue habiendo dudas sobre de qué color será el próximo Ayuntamiento de Córdoba?

Etiquetas
Publicado el
3 de mayo de 2015 - 03:25 h
stats