Córdoba, ciudad logística

 

"La incautación de 52 toneladas de hachís es una operación sin precedentes

(Carmen Crespo. Delegada del Gobierno en Andalucía)

Ahí tienen la prueba, estimados convecinos, de que Córdoba es un nudo de comunicaciones estratégico. No se trata, por lo tanto, de una quimera concebida por la mente electoralista de nuestros representantes públicos durante años. Ni mucho menos. Córdoba, como centro logístico de transportes, por su situación geográfica inmejorable, es una realidad que se puede tocar ya con los dedos de una mano. Alargue la mano, querido contribuyente, y podrá coger uno de los 1.700 fardos de hachís perfectamente apilados en una nave industrial del Polígono de la Torrecilla.

Estamos hablando de realidades, no de objetivos de futuro diseñados en un plan estratégico (en uno de los innumerables planes estratégicos con que nos hemos entretenido durante décadas). Ahora, aquí, ya podemos decir que Córdoba tiene un lugar en el mundo como eje fundamental de distribución de mercancías. ¿Qué tipo de mercancías? Las que sea, caballero. En eso ni entramos ni salimos.

Lo importante es que el volumen de negocio podría haber alcanzado los 100 millones de euros si se hace una simple proyección de mercado. Por consiguiente, nos referimos a una industria pujante, a una actividad económica de muchos kilovatios teniendo en cuenta la desfavorable coyuntura del momento. Es ahí donde cobra valor el hecho de que inversores

internacionales hayan apostado por nuestra ciudad como escala de la ruta Ketama-Madrid-Amsterdam. Una clara señal, contra todo pronóstico, de que Córdoba empieza a figurar en el mundo globalizado.

Tanto es así que dos días después de que saliera a la luz esta operación empresarial de primer orden, la prensa nos anunció tres nuevas transacciones en el mismo polígono industrial cifradas también en cuantías millonarias. ¿Quién dijo que en Córdoba no había industria?

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2013 - 02:15 h