Juegos ocultos, juegos de locos...

Y aunque ella jamás hablaba con desconocidos, decidió contestar por inercia basándose en algo de tanto peso como que -sus pegos de siempre- aquel mensaje llevaba una interrogación final. Y aun habiendo decidido pasar la noche sin más compañía que sí misma, le pareció que alguien dentro de una pantalla de ordenador no podría robarle ese aire que no estaba dispuesta a compartir.

Bueno, y quizás no era del todo cierto que le hiciese tan feliz aquella soledad escogida. Así que respondió sin pensar demasiado... porque ese "Preciosa, ¿cómo estás?" era, además de lo único que había permitido que le dijeran en todo el día,  lo más bonito.

-Pues aquí, en mi casa, bebiéndome una birra... ¿quién eres?  ¿nos conocemos? no veo a nadie en el recuadro de "la foto".-Bueno, nunca hemos hablado...

Levantó su lata de cerveza, dio un grandísimo trago, y una alerta interior obligó a su cuerpo a incorporarse y abrir sus ojos. Se preguntó si tenía algo que perder si por una vez en la vida dejaba entrar a su cueva de hibernación a otro oso.

-Pero...   ¿eres de aquí?  o sea... ¿somos amigos o algo?-No, soy de bastante lejos.  Estaba curioseando por entre tus fotos y... eres increíble!-Anda, anda... lo que estoy es borracha...-Oh, entonces... Verás, se me había ocurrido para celebrar el haberme atrevido a hablarte, ofrecerte un regalo, pero..-¿Regalo? ¿A mí? La verdad es que no suelo hablar con quien no conozco, pero... ¿eres de aquí?  o sea... o sea...

Ella sonrió. Había tenido un día de esos de querer olvidar y de repente le llegaba un regalito.

-Pero ¿es un regalo a distancia?-Piensa que ahora mismo no existe otra manera de hacértelo llegar. Mi regalo es que, por una vez en la vida... elijas tú lo que quieras de mi. Pide. Lo que quieras. Si quieres te grabo un vídeo tierno, o te enseño cómo muevo los dedos de los pies, o me pinto tu nombre en la parte del cuerpo que me digas y te mando una foto...-espera, espera... ¿ésto es una cámara oculta? Jura que Juan y Medio va a venir de un momento a otro a traerme un ramo de inocente...-Piensa... por un día.  Lo que más desees. Por muy moñas que sea, por muy bizarro que sea... Da igual, lo haré.

Una sucesión de pensamientos borrachos pasearon por su mente vulnerable.  De repente quería tenerlo cerca...

-Es que así, sin verte...-Piénsate qué regalo quieres. Una sola condición: será algo exclusivo entre tú y yo. Por una vez soy todo tuyo...-no tengo niguna intención de que nadie sepa mis cosas, tranquilo...-Podemos vernos si quieres por skype... agrégame.-Pero para eso tiene que pintarse una el rabillo. Y lo que mola es andar con hechuras de canastera y simular que se está en salto de cama, no? Estoy borracha...  y blandita... y he llorado.  Y voy en ropa de dormir un lunes cualquiera...-Borrachera online?-perooo.... ¿y si de repente eres guapo y todo?-  

comenzó a ponerse nerviosa y saltó en su cerebro la alerta de PELIGRO alternando con la necesidad de riesgo que su mente adormecida le pedía... Por otro lado sentía el deseo de saber la imagen del envase de quien se ofrecía todo para ella. No podía pensar demasiado o se arrepentiría...

[...]

Cuando apareció en la pantalla y esa cara preciosa sonrió, creyó aspirar su aroma... se excitó.

Estaba sentado tecleando en su ordenador. Tenía una melena rizada infinita y pelirroja y una cara de bárbaro endulzado de cuento de morirse. Y no gesticulaba. Únicamente abría unos ojos redondos y oscuros arrugando la frente y apretaba su bonita boca un aro que taladraba su labio de abajo.

"Quiero comer esa boca que me está hablando

quiero morder la reputación de los dosesa obsesión por llevarte a la camadon de mujerpiernas de alquitrán queman si las quieres cogerno creo que pueda empezarme das facilidadtu culo es crueldada través del pantalón..."quiero morder la reputación de los dos

esa obsesión por llevarte a la cama

don de mujer

piernas de alquitrán

queman si las quieres coger

no creo que pueda empezar

me das facilidad

tu culo es crueldad

a través del pantalón..."

Y corriendo se levantó a por otra lata de cerveza para continuar en aquel estado de pensamientos torpes, donde la capacidad de reacción y la sensibilidad se esfumaban yendo en tobogán directamente a su clítoris. Percibió esa hinchazón. Se despojó de los pantalones temiendo morir gangrenada, respiró hondo y volvió al sofá...

-wow, vas en braguitas? *-*-Osti, ¿se ve?-

su cara se encendió de vergüenza.

-a ver ^^enseñamelas *-*... seguro que son preciosas ^^... como tú...

Ese compendio de simbolitos desconocidos para ella denotaban que estaba tan acostumbrado a comunicarse por escrito como ella a no hacerlo.

-ehmm... es que... ésto no lo tenía previsto y...

-enséñamelas, quiero ver cómo te quedan...- casi ordenó. Porque a él le daba igual todo lo que ella pudiera contarle. No era noche de contar sentimientos...

...Y todo pasaba tan rápido...

-Me quedan horribles, seguro...

-Eso lo decidiré yo... Tú no eres horrible, por lo que seguro que me gustarán...- ella no sabía en qué momento la conversación había dado la vuelta y de repente se vio colocando la pantalla, levantándose y enseñando sus braguitas por delante y por detrás a aquel bombón desconocido que mandaba con cara de patata y pupilas enormes.

"Juegos ocultos juegos de locos

"Juegos ocultos juegos de locos

caricias atadas que no dejan ver

juegos ocultos secreto infantil

tus ojos buscando la complicidad..."

Cuando se incorporó tenía los pezones reventando su camiseta interior. Y percibió como el hombro desnudo de aquel hombre se movía levemente... Se estaba tocando...y  extrañamente le gustó.

Ese pezón, redondo sale de la blusaobscenidad...miro a mi alrededorno es diversión, tiemblo como una gallinabusca un rincónno te agaches más, mi bulto ya no puede esperar..."Ese pezón, redondo sale de la blusa

obscenidad...miro a mi alrededor

no es diversión, tiemblo como una gallina

busca un rincón

no te agaches más, mi bulto ya no puede esperar..."

-Hazme un favor... métete la mano en las braguitas, tócate y dime cómo estás...-Buffff... creo que es momento de imaginar que estoy representando una obra de teatro...-

al introducir sus dedos por entre sus labios... se deslizaron suavemente. Estaba absolutamente empapada...- Mojada, estoy encharcada...-pues ahora la actriz se quita la camiseta, porque el actor está desnudo... más o menos para estar casi iguales...

Buah... no tenía nada que perder... ella era de contacto, pero era innegable reconocer que se estaba poniendo cerdísima. Se arrodilló en el sillón, se quitó la camiseta y su pecho quedó en primer plano en la pantalla...

-Mmmmmmmm... son perfectas... la forma... el tamaño... los pezoncitos...

Ella escuchó con suavidad aquel blop viscoso de su vagina abriéndose.

-Y ahora, sigue el guión y quítate las braguitas... Y baja la cámara, me da morbo ver cómo lo haces...

Enfocó su entrepierna y se despojó de todo. Y escuchó su aliento directamente en su cuello. Desde primera hora no habían hablado, habían escrito...y el único sonido de fondo era el teclear de ambos ordenadores. No sabía cómo era su voz, pero sí lo agitado de su respiración... Volvió a dirigir la cámara a su rostro.

-Llevo tocándome desde que comencé a ver tus fotos, desde que apareciste en mi pantalla...- y ahora también movió él la lente apareciendo de cuerpo entero y apretándose una polla dura envuelta en un cuerpo precioso y redondeado que ella intuyó suave y tierno desde el minuto cero. Y con esa cara seria. Y esa mirada mágica que tanto insinuaba. Y que tan burra le ponía.

Pasó nerviosa su lengua por los labios... no sabía cuál sería el siguiente paso. Bueno sí...dejarse llevar... hasta el infinito y más allá...

"Algunas veces te veo moveresos labios rojos,no sé qué hacer...Me estás provocando,lo sabes muy bien...Me tiemblan las manos...""Algunas veces te veo mover

esos labios rojos,no sé qué hacer...

Me estás provocando,lo sabes muy bien...

Me tiemblan las manos..."

-¿Te estás tocando?-Ehmmm...-

se quedó cortada.

-Tócate, tócate para mí...

Se escupió en los dedos y bajó su mano...-Enséñamelo de cerca... así veo los labios tan bonitos que tienes...

Colocó el ordenador en la mesa. Se habían agotado las palabras para ella. Había llegado el momento de gemir. Iba a reventar. Su chocho ocupaba la totalidad de aquella pantalla y el verse a la vez que era observada le estaba poniendo a mil. Sensación desconocida de gozo... mirar su cuerpo y el de aquella preciosidad con ese miembro duro en honor a ella...

-Levanta un poco una pierna... quiero observar todos los detalles bien...mmmmmm... así...desde abajo...

Mientras él se masturbaba contemplándola, ella jugueteó con su cuerpo con la intimidad que le daba no ver su propia cara. Pasó sus dedos una y otra vez por entre sus labios, haciendo lentos los movimientos, escurriéndose en las profundidades de sus muslos, regodeándose en cada sentimiento de gustito... Su respiración se hacía entrecortada, e iba subiendo el volumen a la vez que él aumentaba el número de gemidos por segundo.

Iban a follar a distancia y ese iba a ser su regalo.

Sin remedio abrió sus piernas y le mostró entero aquel tesoro ansioso de él y cerrando sus ojos unos instantes se hizo un Ghost  fantaseando que aquella hermosa mano de bárbaro era la suya. Pompitas de deseo burbujeaban por su vagina caliente y húmeda. Con una mano se apretaba fuertemente la zona por donde justo terminaba aquella abertura envuelta en ansia, imaginando que era aquel miembro pétreo y firme queriendo empujar y adentrarse en su cuerpo. Con la otra roceteaba su clítoris hinchado y enfermo de no soportar la lejanía.

Sus gemidos aceleraban los latidos de su corazón e introdujo sus dedos en la vagina de una manera obscena. Y apretó... apretó... acelerando brutalmente la velocidad de su otra mano,  extasiada... queriendo y no queriendo que aquello acabase nunca. Ese sentimiento que te da el abrir el portón que te lleva al orgasmo.  Esos segundos de sprint  final donde una ya no sabe ni dónde está, donde no hay normas ni pudor, donde todo vale entre dos, donde ni controla sus gritos, ni su deseo,  ni sus movimientos...

...Cerró los ojos y se dejó arrastrar por aquella marea de complacencia consentida... forzándose el aguantar la necesidad de cerrar las piernas y apretarlas para que él no perdiera ni un detalle de la escena de aquella función desmedida... lamió su cuello, besó su  bonita boca, saboreó su jugosa lengua,  mordió sus hombros, arañó su espalda...  respiró,  dejó de respirar, contuvo el aire, jadeó, gimió... chilló y se retorció como una culebra, olvidando las poses, la vergüenza, perdiendo el respeto al control... mientras él eyaculaba en la pantalla, en su vientre, en su cara, en sus labios...con el mismo gesto con el que comenzaron a hablar, que no era otro que el que te da el orgasmo, ahora lo sabía...

Acababa de abrirse un mundo de posibilidades...  Ya tenía una nueva meta... comerse esos gemidos.

"Juegos ocultos, juegos de locos

caricias atadas que no dejan ver

Juegos ocultos, secreto infantil

Tus ojos buscando la complicidad..."

 [audiotube url="http://www.youtube.com/watch?v=NBXwo0WFAA4" caption="null"]

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2014 - 07:33 h
stats